Un ritmo es el orden acompasado en la sucesión de las cosas. Es la forma en la que acciones o sonidos se alternan y repiten periódicamente en un determinado intervalo de tiempo. Una canción tiene ritmo en su música, un trabajador puede tener un ritmo de trabajos y entregas o una aplicación tiene un ritmo para publicar actualizaciones o enviar notificaciones a sus usuarios.

El cuerpo humano cuenta con muchos niveles que se pueden medir, como el hierro en sangre y los ritmos. El cardiaco, por ejemplo, representa la frecuencia con la que el corazón bombea sangre. Los cambios en la frecuencia de este ritmo pueden suponer enfermedades o episodios dañinos para la salud, como la taquicardia o ritmo cardiaco rápido o todo lo contrario, el ritmo lento de la bradicardia.

Otros ritmos muy importantes en el cuerpo humano son los circadianos. Esta medida regula una gran cantidad de niveles que determinan factores como la salud o el estado de ánimo de una persona. Además, como sucede con el ritmo cardiaco, no conservarlos en los niveles recomendados puede favorecer la aparición de patologías o enfermedades en el cuerpo humano.

La alteración de los ritmos circadianos puede producir efectos negativos para la salud a corto plazo, por eso es importante que cada persona conozca y respete sus propios ritmos. Además, en la regulación de estos ritmos está involucrada la totalidad de los órganos del cuerpo humano, por lo que es fundamental conservar sus niveles. Ante una desviación, el cuerpo es capaz de regular la descompensación si esta es leve, pero no si es muy drástica.

Es importante llevar un estilo de vida saludable para conseguir mantener estos ritmos circadianos en sus niveles adecuados. Para conocer qué son estos niveles y qué funcionalidades del cuerpo humano regulan, en el vídeo de la parte superior te lo explicamos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¿Qué función cumple el apéndice? ¿Realmente sirve de algo?

Descubren el intersticio, un nuevo órgano del cuerpo humano