En tiempos de coronavirus, toda precaución es poca para no contagiarse. En los últimos días, el uso de mascarillas y guantes para no entrar en contacto con superficies contaminadas se ha extendido notablemente. Sin embargo, no todas las mascarillas son tan seguras como parece según la Organización Mundial de la Salud.

A la hora de elegir una mascarilla, es importante tanto el modelo que se escoge como el material con el que está hecha. No es lo mismo una que tenga filtro que una desechable, al igual que las caseras, que dependiendo del material pueden ser más o menos eficaces en la contención de los microorganismos del COVID-19.

Además de elegir bien los elementos con los que nos vamos a proteger, es importante saber utilizarlos correctamente. Tanto la mascarilla como los guantes tienen una vida útil determinada tras la cuál, ambos deben ser desechados a la basura inmediatamente. Es imprescindible que, al retirar estos objetos de nuestras manos y cara se quiten de la forma indicada y sin que la parte exterior toque la piel, para evitar posibles contagios.

Cuando salimos a la calle, bien sea para trabajar, pasear al perro o ir a comprar, es necesario tomar precauciones como no acercarse mucho a las demás personas o utilizar el codo para toser o estornudar. Sin embargo, la protección no acaba ahí. Al llegar a casa será necesario echar a lavar la ropa, ducharse y desinfectar objetos como las llaves o el móvil. Además, también habrá que desinfectar los zapatos, puesto que pueden albergar miles de gérmenes, incluidos los microorganismos del coronavirus.

Utilices la mascarilla que utilices para protegerte, asegúrate de hacerlo de forma adecuada y de retirarla de forma segura. En el vídeo superior puedes aprender qué clase de mascarillas considera la OMS que pueden ser un foco de infección.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Cómo quitarte mascarilla y guantes de forma segura

Consecuencias para el organismo de que no te dé el sol durante la cuarentena