EL ESPACIO AL DETALLE

El James Webb captura la Nebulosa de la Tarántula con mucho detalle

Los astrónomos han llamado a esta "guardería estelar" llena de estrellas jóvenes 30 Doradus.

Telescopio espacial James Webb

Telescopio espacial James Webb NASA Goddard

Publicidad

Los datos obtenidos por el telescopio espacial James Webb no paran de ofrecer imágenes sorprendentes. Después de sus cinco primeras instantáneas y hasta haber captado un anillo de Einstein, ahora sorprende con una imagen de una tarántula cósmica, 30 Doradus.

30 Doradus es el nombre de esta "guardería estelar", apodada también como Nebulosa de la Tarántula. Esta última denominación se debe a la apariencia de sus filamentos polvorientos en imágenes de telescopios anteriores, como señala la web oficial del telescopio, una colaboración entre las agencias espaciales estadounidense, europea y canadiense.

Con respecto a anteriores observaciones, esta vez el James Webb ha logrado una imagen más nítida de la Nebulosa de la Tarántula. Asimismo, en esta imagen es posible ver galaxias distantes al fondo, además de la estructura detallada de 30 Doradus y su composición de gas y polvo. Esta es la imagen captada por el telescopio espacial:

Nebulosa de la Tarántula captada por el telescopio James Webb
Nebulosa de la Tarántula captada por el telescopio James Webb | NASA/ESA/CSA

Los expertos estiman que esta Nebulosa de la Tarántula se sitúa a 161.000 años luz de distancia de la galaxia Gran Nube de Magallanes, lugar donde se sitúan las estrellas más calientes y masivas que se conocen. Se cree que Doradus 30 es la región de formación estelar más grande y brillante del Grupo Local, las galaxias más cercanas a la Vía Láctea.

Para obtener esta imagen, los astrónomos enfocaron tres instrumentos infrarrojos de James Webb hacia la Nebulosa de la Tarántula: la cámara de infrarrojo cercano, NIRCam;el espectrógrafo de infrarrojo NIRSpec y el instrumento de infrarrojo medio MIRI.

Con los datos obtenidos de la cámara de infrarrojo cercano se ve la forma de tarántula, que le da nombre a la nebulosa. Además, se observa con detalle la cavidad central, que se ha producido por la radiación de un cúmulo de estrellas jóvenes masivas, que en la imagen se ven de color azul claro. Por otro lado, se ve que las áreas más densas de estrellas resisten a los vientos solares y forman la propia cavidad de la Nebulosa Tarántula.

Por otro lado, el espectrógrafo de infrarrojo cercano ha logrado captar una estrella muy joven que aún mantiene una nube aislante de polvo a su alrededor. Se ve en el centro de la imagen. Por último, el instrumento de infrarrojo medio logra esquivar las estrellas calientes y mostrar el gas y el polvo frío de manera que brillen. Por ejemplo, dentro de las nubes que rodean la cavidad, los puntos de luz son protoestrellas que aún están en formación.

Capturar imágenes de esta Nebulosa de la Tarántula es muy interesante para los astrónomos por su composición química, que es similar a las gigantescas regiones de formación de estrellas. Sería este un "entorno cósmico nunca antes visto", lo que puede servir a los expertos para descifrar más incógnitas del espacio, como el proceso de creación y crecimiento de las estrellas.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Tú puedes poner el nombre a los primeros 20 exoplanetas detectados por el telescopio James Webb

TecnoXplora » CienciaXplora

Publicidad