Investigadores de la Universidad de Columbia Británica en Canadá han observado que el consumo de medicamentos antiinflamatorios aumenta las posibilidades de padecer una enfermedad cardiaca en personas con artritis.

Este estudio ha sido publicado en la revista 'Arthritis & Rheumatology' y su objetivo principal consistía en observar el papel que desempeñan los fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINE) en el aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares en pacientes con artritis.

Para comprobar si los antiinflamatorios influyen en el desarrollo de enfermedades cardiacas, los investigadores llevaron a cabo la comparación por edad y sexo de 7.743 pacientes con artritis y de 23.229 pacientes sin esta patología de un corte de 720.055 personas de Columbia británica.

De esta forma se proponían estimar el riesgo existente de desarrollar cardiopatías isquémicas, insuficiencias cardíacas congestivas y accidentes cerebrovasculares.

La primera conclusión a la que llega este estudio es que las personas que padecen artritis tienen un mayor riesgo de tener una enfermedad cardiovascular. Además, los investigadores concluyen que, si la artritis incide negativamente en la aparición de enfermedades cardiovasculares, este efecto perjudicial se debe aproximadamente en un 41% al consumo habitual de medicamentos antiinflamatorios como el ibuprofeno entre este tipo de pacientes.

Pero esto no es lo único, existen otros errores muy comunes que cometemos a la hora de tomar analgésicos, como consumir demasiada cantidad o creer que todos los medicamentos para el dolor son iguales, entre muchos otros.

Además, la comunidad científica lleva varios años investigando los efectos negativos, no solo en nosotros mismos, sino también durante el embarazo. Ciertos analgésicos podrían ser perjudicar al desarrollo del feto como, por ejemplo, reduciendo la fertilidad.

Tomar paracetamol durante el embarazo puede provocar autismo y TDAH en los bebés