MÁS AFORTUNADOS LOS DEL SUR

Una guerra nuclear causaría hambruna en la mayoría de países

La reducción de luz solar, el enfriamiento global y las posibles restricciones del comercio internacional serían consecuencias inmediatas de este conflicto.

Campo de trigo

Campo de trigo Polina Rytova para Unsplash

Publicidad

Con el aumento de la tensión del conflicto entre Rusia y Ucrania, algunos escenarios que se presentan pasan por una guerra nuclear. Un estudio publicado en 'Nature Food' ha estudiado cómo serían las consecuencias de dicha guerra respecto a la hambruna. Y no es muy positivo.

La investigación se basa en tres posibles consecuencias y los efectos que causarían en la agricultura y la pesca de todo el mundo. Se trata de la reducción de luz solar, el enfriamiento global y las posibles restricciones al comercio internacional que se aplicarían tras una guerra nuclear.

En primer lugar, la nube de humo de los incendios provocarían que el hollín se extendiera en casi todo el planeta. Esta nube provocaría que bajasen las temperaturas y, por ende, la producción de los campos. El planeta se enfriaría porque el hollín actuaría como un reflectante para la luz solar, que no podría entrar en la atmósfera y esta se enfriaría entre uno y 16 ºC.

Esta falta de luz solar, sumada al enfriamiento de la Tierra, podría provocar escasez en las cosechas, causando que hasta 5.000 millones de personas vivieran una época de hambruna.

Seis posibles escenarios de guerra nuclear

La investigadora Lili Xia y sus colegas de la Universidad de Rutgers y otros centros establecieron seis posibles escenarios más o menos graves de cómo cambiaría el clima, los cultivos y la pesca tras una guerra nuclear. Además, observaron que los efectos de dicho conflicto podrían perdurar durante una década o más.

Por ejemplo, una guerra nuclear entre India y Pakistán podría expulsar entre cinco y 47 millones de toneladas de hollín a la atmósfera. En el caso de Estados Unidos y Rusia, esta cantidad podría ascender hasta los 150 millones de toneladas. Todo dependería de la cantidad de ojivas que se desplegaran y las ciudades que se destruirían, señalan en 'Nature'.

En cuanto a la producción de calorías, el estudio estimó que en todo el planeta esta descendería un 7 % en los cinco años siguientes a la guerra con cinco millones de toneladas de hollín. Si la nube de polvo fuera de 47 millones, la producción calórica caería un 50 %. Por último, en un conflicto entre Rusia y Estados Unidos la producción descendería un 90 %.

Para llegar a estas conclusiones, el equipo utilizó datos de agricultura y alimentación de la ONU con la intención de calcular los rendimientos de cultivo y pesca después de una guerra nuclear. El estudio asumía que el desperdicio de alimentos se eliminaría, aunque es una investigación basada en suposiciones y simplificaciones.

Países menos afectados por la posible guerra nuclear

Por tanto, el estudio estipula que más de 2.000 millones de personas podrían morir a causa de una guerra nuclear en India y Pakistán; y más de 5.000 millones si se produce un conflicto entre Estados Unidos y Rusia. Sin embargo, esta guerra no afectaría a todas las regiones de igual forma.

Por ejemplo, la investigación estipula que las naciones más afectadas serían las que están en latitudes medias y altas, ya que su temporada de cultivo es más corta y se enfriarían más que las regiones tropicales. Por tanto, en Francia o España la temperatura bajaría menos que en Reino Unido.

Pero la región mundial más "afortunada" en este caso sería Oceanía. Esto se debe a que países como Australia y Nueva Zelanda quedarían aislados, pero podrían seguir consumiendo su propia producción. Aunque sus temperaturas bajasen por el hollín, cereales como el trigo seguirían creciendo y su población podría seguir alimentándose con ellos.

SEGURO QUE TE INTERESA:

¿Podría explotar la central nuclear de Zaporiyia? ¿A qué países afectaría?

TecnoXplora » CienciaXplora

Publicidad