TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

LO MEJOR, UNA DIETA VARIADA Y EQUILIBRADA

¿De verdad es tan malo comer todos los días lo mismo?

Siempre se ha dicho que en la variedad culinaria está el gusto, aunque de pequeño, si no te terminabas las lentejas, tu madre las convertía en el plato único del menú. Ya hablemos de lentejas o de la pasta nuestra de cada día, ¿es malo para la salud alimentarse de lo mismo continuamente?

¿Es malo comer siempre lo mismo?

Andrew Malone en Flickr CC ¿Es malo comer siempre lo mismo?

Publicidad

Lucía Caballero | @Lulucille_ | Madrid
| 10.02.2015 02:24

Abres el armario de la cocina y lo único que queda es pasta… Otra vez espaguetis. Nadie puede negar que sea uno de los alimentos más recurrentes de la historia de la humanidad, pero quizá no sea buena idea comerlos todos los días durante varios meses. Los expertos, tanto en nutrición como en cocina, aseguran que en la variedad está el gusto (y la salud). Pero, por mucho que lo digan madres, dietistas y cocineros, ¿te has preguntado alguna vez si de verdad es tan malo alimentarse de lo mismo continuamente?

Tener una nevera repleta de productos distintos es también una cuestión de instinto, y lógica. La ciencia ha demostrado que uno de ellos por sí solo no va a contener todos los nutrientes necesarios en las proporciones óptimas para que el organismo se mantenga en plenas condiciones. La carne es rica en proteínas, pero no tiene la misma cantidad de fibra o vitaminas que frutas y verduras.

Ahora bien, ¿cuál es el límite entre el exceso de monotonía culinaria y una variedad suficientemente saludable? Un estudio de la Universidad de Harvard, en colaboración con el Hospital Brigham y de Mujeres de Boston, da algunas pistas: ha demostrado que incluir en la dieta 16 o 17 alimentos es suficiente para estar sano.

Los científicos analizaron las costumbres alimentarias de 59.038 mujeres para averiguar cómo afecta la cantidad de alimentos distintos y su calidad al riesgo de sufrir enfermedades. Aquellas que consumían más productos saludables (frutas, verduras, hortalizas, legumbres, pescado y carne bajos en grasa) tenían una mayor esperanza de vida, aunque no era necesario que se estrujaran los sesos para comer cada día algo diferente.


No está mal repetir menú, pero mejor que incluya alimentos sano | Suedehead en Flickr CC

Las que basaban sus comidas diarias en 16 o 17 de estos artículos tenían un 42% menos de riesgo de morir por cualquier causa que las que usaban menos de nueve productos diferentes en sus platos.

No obstante, otros investigadores señalan que lo que es bueno para tu boca y el resto de tu cuerpo, puede no serlo tanto para tu intestino ni sus diminutos habitantes. A la población de bacterias que allí viven y que te ayudan a terminar la digestión (conocido como microbioma), no parece hacerles demasiada gracia que no pares de cambiarles el menú.

Un grupo de científicos de la Universidad de Texas, liderado por el ecólogo Daniel Bolnick, ha estudiado cómo afectan las modificaciones en la dieta a los microorganismos que se encuentran dentro de los animales. Han encontrado que, en algunas especies, consumir muchos alimentos diferentes disminuye el número y la diversidad de estos pequeños inquilinos.


No siempre ha habido supermercados en los que encontrar productos tan distintos | Christian Schnettelker en Flickr CC

Bolnick y su equipo advierten, sin embargo, que no es la cantidad, sino la forma en que se combinan, lo que afecta negativamente a las bacterias. Aunque dos productos resulten tan inofensivos como nutritivos por separado, es imposible predecir sus consecuencias para el microbioma cuando se consumen juntos.

Además, los humanos no siempre hemos tenido la oportunidad de elegir entre tantas opciones para incluirlas en el menú diario. Hace miles de años, solo podían consumirse productos de temporada o lo que había cerca de casa. Y si nos remontamos un poco más atrás, los cazadores y recolectores de la prehistoria no se preocupaban en absoluto si todos los días tenían la carne del mismo animal, o los mismos frutos para comer, e incluso cenar y desayunar. No está muy claro si la variedad a la que tenemos acceso actualmente en los supermercados es mucho más beneficiosa para el organismo que la que tenían nuestros antepasados.

Si volvemos por un momento al armario de la cocina y a los espaguetis, el secreto, según las conclusiones de los científicos, radica en que los condimentes siempre con alimentos sanos y varíes un mínimo. No hace falta tener el menú de un buen restaurante, basta con que tus cuatro platos estrella tengan un poco de todo.

Publicidad