Debido a su gran devastación surgen numerosas ideas sobre cómo extinguir estos fenómenos antes de que lleguen a las costas. Una de ellas, y que está dando de que hablar, es detener el huracán usando una bomba nuclear. En el vídeo te contamos qué pasaría si se hiciera según explica la Hurricane Research Division.

Cuando se anuncia la formación de un huracán suele significar malas noticias. Son muchas las ocasiones en las que hemos visto las poblaciones barridas por estos desastres naturales. Cada año aparece alguno y nos hace temblar. Sólo en 2018 tuvieron lugar ocho huracanes en el océano atlántico. Sin embargo, dos fueron de especial importancia: 'Michael' y 'Florence'.

¿Cómo se forman los Huracanes?

Un huracán es una tormenta tropical con vientos superiores a los 119 kilómetros por hora. Se forman cuando una serie de tormentas eléctricas se juntan y se desplazan sobre las aguas cálidas de los océanos. El aire cálido de la tormenta hace que las aguas superficiales se evaporen y empiecen a elevarse generando baja presión en la superficie del océano. Los vientos que circulan en direcciones opuestas hacen que la tormenta empiece a girar. A medida que la tormenta se va desplazando por el océano la velocidad del viento aumenta y va cogiendo una enorme e increíble fuerza, hasta formarse el huracán.

Se dividen en cinco categorías dependiendo de la velocidad del viento que posean. La Categoría 1 entre 119 km por hora y 153 km/h, la segunda entre 154 km/h y 177 km/h, la categoría 3 entre 178 km/h y 209 km/h, la cuarta de 210 km/h a 249 km/h y la quinta y última: 250 km/h en adelante.

Huracán Florence | Reuters Pictures

¿Dónde pueden originarse?

Se pueden dar en la cuenca del Atlántico y al noreste de la cuenca del Pacífico, en estos casos se les llama huracanes. Sin embargo, si se forman al noroeste de la cuenca del Pacífico o en el noroeste del océano Índico (incluyendo la bahía de Bengala y el mar de Arabia) se les conoce como tifones. En cambio, los ciclones son aquellos que se forman en el suroeste del océano Índico y en la mitad norte de Australia.

Aunque se denominen de forma distinta dependiendo de donde surjan, todos son lo mismo. Realmente el término científico para definir este fenómeno meteorológico es 'ciclones tropicales'

Tifón Cimaron (23-08-2018) | Efe

¿Cómo actuar en caso de huracán?

Antes de que el huracán te alcance realiza un plan familiar de emergencias, prepara un botiquín de primeros auxilios. Es fundamental tener preparados alimentos enlatados y agua embotellada. Coloca los documentos importantes en bolsas de plástico para no perderlos y facilitar futuros trámites. Elabora un lista de teléfonos con los números de familiares y servicios de emergencia. Mantén una radio que funcione con pilas encendida para recibir información e instrucciones de fuentes oficiales. Cubre las ventanas pueden con tablas que soporten los fuertes vientos. Corta ramas de árboles que podrían desprenderse y causar daños. Ten a mano ropa abrigada. Pero sobre todo ten en cuenta la probabilidad de evacuar tu hogar si lo consideras inseguro.

Durante el huracán conserva la calma. Mantén encendido la radio para obtener información o instrucciones acerca del huracán. Desconecta todos los aparatos y apaga los plomos de la luz. Cierra la llave del gas y del agua. Mantente alejado de puertas y ventanas. Si el viento abre una puerta o ventana, no avances hacia ella de frente. Mantente atento a la información de autoridades y medios de comunicación, hasta el fin de la emergencia.

Vista de un edificio colapsado tras la llegada del huracán Michael, en Panama City, Florida | EFE

Los científicos siguen estudiando formas para controlar los huracanes, una propuesta ha sido disiparlos mediante el uso de bombas nucleares, si quieres saber que pasaría mira el vídeo.