EL SECRETO ESTÁ EN EL FIRMAMENTO

EL SECRETO ESTÁ EN EL FIRMAMENTO

De la Estrella Polar al Sol: las hipótesis que tratan de explicar la alineación de las pirámides egipcias

No se han encontrado documentos ni planos que recojan los métodos utilizados por los arquitectos del antiguo Egipto para orientar las bases de las pirámides de acuerdo a los puntos cardinales.

La Gran Pirámide de Guiza se encuentra a unos veinte kilómetros de El Cairo
La Gran Pirámide de Guiza se encuentra a unos veinte kilómetros de El Cairo | Pexels

Por mucho que arqueólogos de todo el mundo hayan conseguido revelar muchos de sus secretos, las imponentes pirámides de Guiza continúan siendo un misterio. Más allá de las cámaras, cavidades y pasadizos descubiertos hasta la fecha, la construcción de estos monumentos faraónicos plantea aún hoy serias dudas a los estudiosos.

Los antiguos egipcios no contaban con ninguna tecnología moderna que les ayudase a levantar estas enormes tumbas que forman parte de una necrópolis mucho más extensa. Ni tampoco que les permitiera alinearlas tan perfectamente.

A pesar de su ligera asimetría, los lados del cuadrado que forma la base de la Gran Pirámide de Guiza (de casi 140 metros de largo cada uno) están bastante rectos y casi exactamente ubicados de acuerdo a los puntos cardinales.

La también conocida como pirámide de Keops se alinea igualmente con las de Jafra y la Pirámide Roja, situada al sur de la planicie de Guiza. Las tres muestran, además, el mismo tipo de error: están rotadas ligeramente en el sentido de las agujas del reloj desde los puntos cardinales.

¿Adónde miraban los arquitectos?

Existen diferentes hipótesis que tratan de explicar cómo los egipcios consiguieron colocar estos monumentos de manera tan precisa. Algunos expertos apuntan que sus constructores se fijaron para ello en la Estrella Polar, la más próxima del firmamento al polo norte. Mientras que otros señalan que podrían haber utilizado la sombra del sol como guía.

Otra de las teorías, elaborada por el arqueólogo e ingeniero Glen Dash, sugiere que los ingenieros se basaron en el equinoccio de otoño para determinar la posición de las pirámides hace aproximadamente 4500 años. En ambos equinoccios, el plano del ecuador de la Tierra pasa (imaginariamente) por el centro del disco solar y la duración del día y la noche es similar.

Vista aérea de la Necrópolis de Guiza | Robster1983 I Wikimedia

Aunque anteriormente se había descartado esta idea porque se pensaba que este referente no habría sido lo suficientemente preciso, Dash ha demostrado que es posible alcanzar un alto grado de precisión utilizando una herramienta conocida como gnomon. Este instrumento con forma alargada sirve para observar la evolución de la sombra que proyecta en el suelo durante el día, según la posición del Sol.

En los días de equinoccio, la punta de la sombra se mueve en una línea recta que va de este a oeste. El investigador demostró también que su recorrido se desvía ligeramente en el sentido de las agujas del reloj (un error similar al encontrado en las pirámides). De haber utilizado este método, los egipcios tendrían que haber contado, eso sí, con un día soleado.

Lamentablemente, es muy difícil confirmar qué técnica emplearon los arquitectos e ingenieros egipcios. De momento, no se han encontrado documentos ni planos que den alguna pista sobre los secretos de la alineación de las pirámides y los templos diseminados por el fértil valle del Nilo.

Lucía Caballero | @Lulucille_ | Madrid | 28/02/2019

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.