TecnoXplora » CienciaXplora

SIN LA NECESIDAD DE MATAR ANIMALES

¿Cómo se produce carne en un laboratorio?

Por primera vez, un país (Singapur) ha aprobado para su consumo carne in vitro, sin necesidad de matar animales. Numerosas empresas ya fabrican este tipo de productos en Estados Unidos, Europa y Asia.

La empresa estadounidense Eat Just fabrica nuggets de pollo in vitro.

Roger Cziwerny/Pexels La empresa estadounidense Eat Just fabrica nuggets de pollo in vitro.

Publicidad

En 2001, la NASA ya comenzó a experimentar con la fabricación de carne en el laboratorio. No hablamos en este caso de productos creados a partir de ingredientes vegetales, sino de carne real. Como la que se obtiene de los animales, pero sin necesidad de matarlos.

Ahora, Singapur se ha convertido en el primer país en aprobar la carne de laboratorio para su venta al público. La Agencia Alimentaria de este pequeño estado asiático ha dado luz verde a los “bocaditos de pollo” cultivados en el laboratorio de la empresa estadounidense Eat Just, hasta ahora conocida por sus huevos veganos.

Si bien la carne de laboratorio no es tan sostenible como los productos vegetales, reduce los problemas ambientales y éticos asociados a la ganadería. Su fabricación supone menos emisiones de gases de efecto invernadero y no requiere la muerte de los animales.

El resultado de años de investigación

En 2013, un grupo selecto de comensales pudo probar por primera vez una hamburguesa salida del laboratorio. Era el fruto de la investigación del científico de la Universidad de Maastricht Mark Post, fundador de otra empresa que produce hamburguesas in vitro.

En aquella época la textura, sabor y otras características dejaban todavía bastante que desear. Problemas en los que la industria ha trabajado para mejorar desde entonces: numerosas startups que producen carne de pollo, cerdo y vaca en laboratorio han recibido millones de euros de inversión en Asia, Europa y Estados Unidos.

Los científicos han superado muchos obstáculos técnicos relacionados, por ejemplo, con el desarrollo de líneas celulares, de los biorreactores o del medio en que se cultivan las células.

Hamburguesa fabricada en el laboratorio por la empresa Mosa Meat, fundada por Mark Post. | Mosa Meat

Explicado de manera sencilla, el proceso es el mismo que tiene lugar en los músculos de los animales: las células se reproducen hasta formar tejidos. En el caso de Eat Just, han utilizado células musculares de pollos procedentes de un banco de células, obtenidas mediante biopsia, por lo que no ha implicado la muerte de los animales.

La empresa utiliza nutrientes vegetales para alimentar a las células y como medio de crecimiento suero bovino, aunque planea emplear uno de origen vegetal en el futuro. Todos estos ingredientes se encuentran en el interior de biorreactores.

Las células empleadas son células madres que normalmente se encargan de hacer crecer nuevas fibras musculares cuando, por ejemplo, se produce una lesión. Dentro de los biorreactores tienen las condiciones adecuadas para reproducirse y diferenciarse en fibras musculares.

¿Quién podrá (y querrá) probar pollo fabricado in vitro?

De momento, el pollo de Eat Just solo va a venderse en un restaurante de Singapur, debido a su todavía elevado precio y a las limitaciones de producción de la compañía. Muchos consumidores europeos, estadounidenses y asiáticos están dispuestos a probar esta peculiar delicatesen.

Sin embargo, existen algunas barreras para la expansión de la carne de laboratorio. Por un lado, están su precio y sabor, factores que seguramente vayan mejorando con el tiempo. Por otro lado, están las posibles reticencias de algunos consumidores que pueden encontrar el producto demasiado artificial y dudar de la seguridad de ingerirlo.

Según encuestas realizadas al respecto, este tipo de alimentos podrían interesar especialmente a aquellos amantes de la carne que quieran evitar la muerte de los animales, la emisión de gases de efecto invernadero y otros problemas asociados a la ganadería.

Solo con el tiempo comprobaremos si la medida de Singapur se extenderá a otros países y si los productos cárnicos de laboratorio evolucionan para mejorar su sabor, textura y precio.

Publicidad