Las fake news se han convertido en un problema grave porque no solo provocan una pérdida de tiempo a los usuarios que las consumen –como ocurre con el SPAM de los correos electrónicos–, sino que, con lo ocurrido en los últimos cuatro años en países como EE.UU. y Reino Unido, ha quedado demostrado que son un peligro para la propia democracia en muchos lugares del mundo.

Además, no es raro recibir a través de WhatsApp todo tipo de enlaces a noticias que tienen muy poca veracidad, pero que una gran cantidad de usuarios dan por buenas, creándose un estado de opinión que suele exacerbar los ánimos y provocar divisiones sociales realmente peligrosas.

No dejes que la información venga a ti, ve tú a por ella

Con todo eso sobre la mesa, desde WhatsApp son conscientes del problema al que se enfrentan por lo que hace ya algunos meses, se decidieron a ofrecer una serie de consejos que debemos tener en cuenta cada vez que recibamos un enlace o un pantallazo de alguna información. El consejo más sencillo y simple para evitar las fake news es que no permitáis que las noticias vayan hacia vosotros, id vosotros hacia ellas, consultándolas en aquellos medios de comunicación que sean de vuestra total confianza y desestimando por cualquier enlace que recibáis de fuentes sospechosas o que no podáis identificar.

Manifestación política contra Trump en Los Ángeles. | Photo by Kayla Velasquez on Unsplash

Si no quieres ir al navegador web y visitar las páginas oficiales, entonces debéis tener en cuenta una serie de consejos que tenéis disponibles a través de WhatsApp. Lo primero es verificar si un mensaje ha sido reenviado demasiadas veces, concretamente, más de cinco. Podrás saberlo porque la fecha de reenvío es doble. ¿Y esto por qué es relevante? Pues porque las fake news tienen una característica esencial, al margen de ser falsas: son extremadamente virales, por lo que esa señal puede servirte de piloto de alerta.

Otra premisa desde la que debes partir es que muchas de las fotos y vídeos que llegan a través de WhatsApp podrían ser falsos. Con la llegada de los deepfakes a los vídeos, existe in momento en el que ni siquiera podemos fiarnos de lo que vemos, y menos si no tiene como origen una fuente fiable. Es por eso que no debes hacer caso de esos contenidos y, en el mejor de los casos, debes ir a buscarlos a sitios web de confianza para saber si se han hecho eco de ellos. Si no es así, desestímalos.

Pero hay un elemento importante que caracteriza a las fake news, y es que su capacidad de viralización es producto de los usuarios que, descuidadamente, deciden compartir todos los contenidos que les llegan sin plantearse si son ciertos o no. Es por eso que el punto fundamental para acabar con estas noticias falsas es cortar de raíz esa propagación, al menos desde nuestra cuenta de WhatsApp, no facilitando que esos bulos o rumores lleguen más allá: no debéis compartir esos contenidos si no tenéis una evidencia completa de que no se trata de una información falsa. Es muy probable que os sintáis como una gota de agua luchando contra el resto del mar, pero si todos nos sensibilizamos con el problema, poco a poco, muy seguramente que conseguiremos que en el futuro las fake news dejen de ser tan decisivas (y dañinas).