Cuando la crisis del coronavirus dio el salto a los EE.UU. muchas empresas comenzaron a trabajar desarrollando herramientas con las que luchar contra la pandemia. Fruto de esos esfuerzos, Apple y Google se decidieron a colaborar de manera inmediata para integrar en iOS y Android toda una serie de APIs que permitirían desarrollar, de manera sincronizada, aplicaciones que servirían a los gobiernos de todo el mundo a localizar y trazar contactos con enfermos de la Covid-19.

De manera tácita, todos los países del mundo que han desarrollado aplicaciones de este tipo, se han inclinado por utilizar esas APIs de Google y Apple aunque, ahora, parece que un grupo de investigadores han encontrado unos pequeños fallos que harían que este seguimiento de los casos no fuera tan preciso como lo esperado. Sobre todo en espacios cerrados.

Tal y como informa The Telegrafh, una investigación del Trinity College de Dublín habría descubierto que las señalen que se emiten desde dispositivos con el OS de Google y el de Apple podrían no trabajar de manera sincronizada bajo ciertas circunstancias. Es decir, que aunque se produjera un contacto con una persona infectada, el usuario no recibiría ninguna alerta.

Señales distorsionadas de bluetooth en espacios cerrados

Hay que recordar que estas APIs desarrolladas en un tiempo récord por Apple y Google funcionan gracias a la tecnología bluetooth, que es capaz de saber si hemos tenido un contacto cercano con el dispositivo de una persona que está infectada y durante cuánto tiempo. Sobre el papel no debería fallar pero, ¿qué ocurre si se introducen una serie de elementos imprevistos?

Notificaciones para advertir que hemos sido expuesto al COVID-19 | Google | Apple

El grupo de investigación cogió 60 teléfonos y cinco voluntarios y los montaron en una autobús de dos pisos al estilo de los que circulan por Londres. En todos los smartphones instalaron dos versiones de la aplicación de rastreo publicada en Suiza: en unos iba la release oficial, y en el resto una edición "sin procesar". Además, se definieron alertas de contacto en diferentes terminales para intervalos de tiempo de 5, 10 y 15 minutos.

Según los responsables del estudio descubrieron que, tras un intervalo de tiempo de coincidencia de los mismos teléfonos en un espacio reducido y, añadiendo casos confirmados de la enfermedad entre los 60 móviles, "no se activaron notificaciones de exposición a pesar del hecho de que todos los pares de teléfonos se encontraban a menos de dos metros de distancia" y durante un tiempo de 15 minutos.

De confirmarse este problema del sistema en espacios cerrados, daría lugar a situaciones de "falsos negativos" donde no recibimos alerta de contacto cuando, en realidad, sí hemos estado expuestos a la Covid-19 en algún momento del día. Es más, desde el estudio responsable de esta investigación, hablan de que existe cierta opacidad por parte de Google y Apple, que ya están al tanto de estas conclusiones. Al menos hasta la semana pasada, llegaron pequeños ajustes a estas API aunque desde el el Trinity College, no saben si ya lo han solucionado o no.

Doug Leith, profesor participante en la investigación, declaró que “descubrimos que el entorno de radio dentro de un autobús es muy complicado, presumiblemente debido a todo el metal que refleja las ondas de radio. Como resultado, la intensidad de la señal puede ser mayor entre teléfonos que están muy separados que los teléfonos cercanos, lo que hace que la detección de proximidad confiable basada en la intensidad de la señal sea difícil o incluso imposible”.