Solemos repetirlo bastante, pero es evidente que cada vez es más necesario andarse con mucho cuidado cuando navegamos por Internet e incluso cuando lo hacemos por las tiendas de apps oficiales. Estas nos ofrecen presuntamente total seguridad a la hora de descargar las apps, que es difícil pensar que puedan ocurrir las cosas que han ocurrido estos días con una app que presuntamente ofrecía actualizaciones para móviles Samsung. Es evidente que se trata de una temática que arrastra a muchos usuarios, algo que se ha demostrado en este caso, que ha estafado nada menos que a diez millones de usuarios en la tienda de Google.

Cuidado con lo que descargas

Es algo que repetimos mucho, pero que a veces es difícil de llevar a cabo. Las apps fraudulentas son más comunes de lo que nos gustaría, En este caso hablamos de una app que tiene un nombre con mucho gancho, como es el de “Actualización para Samsung” y en la que han picado más de diez millones de usuarios. Estos no esperaban, como no lo haríamos muchos usuarios, que en realidad fuera una app creada para poder generar ingresos de manera fraudulenta para los “hackers”

La app que prometía las actualizaciones | Google Play

Esta app en realidad no ofrece ninguna actualización para los móviles de Samsung, todo lo contrario, es una excusa para mostrarnos publicidad de manera indiscriminada e incluso enlaces a páginas web donde a su vez nos cobran dinero por descargar unas presuntas actualizaciones que evidentemente no van a ningún sitio. La estafa es redonda, y en ella han picado más de diez millones de usuarios de Google Play que lo último que hubieran esperado era un tipo de estafa de estas. Hay una regla de oro cuando hablamos de actualizar nuestro móvil, y es que nunca lo hagamos fuera de los menús de ajustes de nuestro móvil, a través de la sección de actualizaciones de sistema. Todo lo que no sea hacerlo a través de esos cauces, mejor evitarlo. Porque no existe ninguna actualización que podamos descargar en forma de app desde una tienda de aplicaciones. Como mucho podemos encontrar las actualizaciones en las páginas oficiales de los fabricantes e instalarlas a través de sus propias aplicaciones de actualizaciones para ordenadores de sobremesa.

Pero cualquier app que os prometa mejoras para el sistema operativo de vuestro móvil es sencillamente una estafa, como esta de la que nos hacemos eco. Lo que es evidente es que los hackers o estafadores, como queramos llamarlos, se aprovechan de que muchos de estos usuarios de móviles tienen los conocimientos justos como para poder detectar este tipo de fraudes, y como es evidente, tampoco deben tenerlos. Y es misión de Google evitar que se cuelen este tipo de apps fraudulentas dentro de su tienda, que presuntamente es segura. Poco más se puede añadir, salvo que de ninguna manera se os ocurra descargar una app de Google Play que asegure que va a actualizar el firmware de vuestro móvil, porque eso es algo que solo es potestad del fabricante, y no de una app independiente.