Luisa González, vicepresidenta del Colegio Oficial de Médicos de Madrid, se ha posicionado en Más Vale Tarde en contra de la Ley de eutanasia que hoy ha aprobado el Congreso de los Diputados con amplia mayoría. "Los médicos no hemos sido llamados al parlamento", ha asegurado González, añadiendo que esta ley podría hacer perder la confianza de los pacientes en los médicos: "Un paciente que te dice que se quiere morir te está pidiendo ayuda, no te está pidiendo que le mates. En el momento en el que sabe que le puedes matar o tratar, esa confianza se viene abajo".

A este comentario, la presentadora del programa, Mamen Mendizábal, ha querido hacer una apreciación sobre el lenguaje: "No es lo mismo matar que ayudar a morir. No tiene nada que ver", pero la doctora insistía: "¿Sabe en qué consiste ayudar a morir? Para matar a una persona se necesita algo más que una sustancia".

"Matar no, ayudar a morir, matar no, doctora", ha añadido nuevamente Mendizábal, aclarando que "un médico que pone cuidados paliativos a una persona y le programe morfina para llevar al final de la muerte a una persona terminal esté matando". González ha explicado que ella "no ve la diferencia".

Mamen Mendizábal ha querido aprovechar la ocasión para hacer un alegato en favor de esta nueva ley: "Hay gente a la que se le hace insoportable el dolor, la enfermedad y la vida, con lo cual, ¿seguimos trampeando la muerte o damos dignidad al final de la vida?". La doctora ha respondido que lo que más le interesa es "la dignidad de la vida y la dignidad de la muerte" y, en ese sentido, afirma que "el tratamiento del sufrimiento no puede ser la muerte".

Preguntada por si habla en su propio nombre o en el del Colegio de Médicos de Madrid, González ha explicado que la encuesta -la consulta del Parlamento para hacer la ley- a la que respondieron los médicos del organismo "fue una encuesta que traté de responde y no puede responder con mis convicciones porque estaba hecha con un sesgo que era imposible posicionarse en contra de la eutanasia", ha afirmado. "Me consta que más del 85% de los médicos de España no están dispuestos a aplicar esta ley", ha dicho, asegurado que ha hablado con los 52 colegios de médicos de España.