La herencia del rey de las telenovelas, Emilio "El Tigre" Azcárraga Milmo, se convirtió en un culebrón digno de la factoría de su televisión, Televisa. El dinero de quien fuera el hombre más rico de Latinoamérica -una fortuna estimada de 5.000 millones de dólares- ha podido ser rastreado 24 años después de su muerte, en 1997, gracias a la documentación contenida en los Pandora Papers, una investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), en la que han participado laSexta y El País.

El emporio televisivo del Tigre -hijo, a su vez, de "El León", Emilio Azcárraga Vidaurreta, fundador de la cadena- se repartió, a su muerte, entre sus seis herederos con seis partes iguales: su cuarta esposa -se casó en cuatro ocasiones-, su amante -de 40 años menos-, tres hijas de su segundo matrimonio y su único hijo varón, Emilio Azcárraga Jean.

El legado del Tigre aparece en los Pandora Papers a través de su cuarta mujer, la expresentadora mexicana Paula Cusi -Encarnación Presa Matute es su nombre real-. Presa Matute abrió seis fideicomisos y una decena de empresas offshore en las Islas Vírgenes Británicas, según la investigación de los socios mexicanos del ICIJ, El País y Progreso.

El patrimonio de la viuda

En la documentación obtenida del despacho panameño Alemán, Cordero, Galindo y Lee (Alcogal, uno de los catorce bufetes en el centro de esta investigación), Cusi se identifica como viuda del Tigre y pone su herencia como principal fuente de ingresos. En total, administró en torno a 580 millones de dólares entre 2015 y 2017, así como una gran colección de arte.

El entramado fideicomisario se creó en marzo de 2012, apenas un año después del arranque de la batalla legal entre Cusi y el único hijo varón del Tigre, el actual responsable de Televisa, Emilio Azcárraga Jean. En abril de 2011, Azcárraga Jean denunció a Cusi por falsedad en sus declaraciones a raíz de otra demanda, en 2007, para reclamar parte de la herencia del Tigre. La expresentadora pasó unos días encerrada y, finalmente, llegó a un acuerdo para salir de prisión por el que recibió un pago mucho menor. Acabó demandando a sus abogados.

El hermano de la viuda, José Manuel Presa Matute, se ocupó de crear los fideicomisos en las Bahamas: dos de ellos, The Rumi Trust y The Hafiz Trust, encargados de las obras de arte; y otros cuatro -The Sinan Trust, The Al-Magar Trust, The Averroes Trust y The Abi-Rabia Trust- destinados a la gestión de cuentas bancarias e inversiones. Con uno de ellos invirtieron el dinero de las telenovelas en acciones en empresas tecnológicas punteras, como Apple, Microsoft, Amazon, Google o Facebook.

En las Islas Vírgenes Británicas también pusieron en marcha una sociedad: Grimound Limited, cuyo objetivo era controlar las inversiones de los fideicomisos. Entre sus compras, un antiguo tintero ruso del siglo XVIII por valor de 250.000 libras, una escultura de Alberto Giacometti o varios relieves mayas.

La herencia de la amante y la conexión con España

La amante de Azcárraga Milmo, Adriana Abascal, la mujer cuarenta años menor que lo abrazó en su yate privado cuando moría, también aparece en la filtración. Según la documentación obtenida en los Pandora Papers, Abascal también estuvo involucrada en la compraventa de obras de arte. En 2014, por ejemplo, pagó más de medio millón de euros por un 25% de los derechos de 'Femme nué couchée' de Pablo Picasso.

Abascal es también la conexión con España: se casó en el 2000 con Juan Villalonga, el empresario, hombre de Aznar en Telefónica y amigo de Corinna Larsen. Ambos aparecen vinculados a Auburn Services Limited. Abascal fue su directora entre 1998 y 2000, así como socia entre 2007 y 2010, cuando se divorció.

A las preguntas de los socios en México del ICIJ, El País y Proceso, tanto la familia Presa Matute como Abascal han declinado responder.

Los Pandora Papers son la mayor colaboración periodística de la historia. Más de 600 periodistas de 150 medios y casi 120 países han participado en la investigación de 12 millones de documentos obtenidos de 14 despachos que se dedican a la creación de sociedades offshore. El proyecto ha sido coordinado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, en el que participan laSexta y El País como socios españoles, y del que forman parte medios internacionales como The Washington Post, The Guardian o el Süddeutsche Zeitung.