Tras la repercusión generada por la difusión de la información de 'El Confidencial', laSexta ha hablado con la exconcursante de Gran Hermano Carlota Prado.

Asegura estar destrozada por lo que ocurrió en 2017 y el impacto que vuelve a tener el caso. La joven tan sólo quiere que, tras dos años, se celebre el juicio ya. Quiere que se haga Justicia.

Su vida cambió para siempre el 3 de noviembre de 2017. Era una de las concursantes de la edición 18 de Gran Hermano. Esa noche, durante una de las fiestas del programa, uno de sus compañeros de concurso abusó sexualmente de ella, totalmente inconsciente en una cama. Así lo afirma la jueza que ha llevado la instrucción del caso. La magistrada ve indicios de un delito de abuso sexual.

Carlota no quiere mostrar su imagen en pantalla ni hablar en público sobre lo ocurrido.

La exconcursante del programa sigue a día de hoy en tratamiento psicológico. Explica que no fue consciente de lo que realmente ocurrió hasta que empezó a tratarse.

Muy afectada aún, la joven confiesa que lleva dos años sin ver la televisión, dice que no puede. Siente que todavía se le culpa a ella, a la víctima, de lo que ocurrió esa noche en la casa de Guadalix de la Sierra.

Carlota no recuerda nada, no se enteró de nada. José María presuntamente se aprovechó de su estado de embriaguez para abusar de ella. No fue hasta la mañana siguiente cuando la organización del concurso decidió expulsar al joven "por una conducta intolerable".

A ella se le invitó abandonar el programa y se le mostraron las imágenes grabadas por las cámaras. Ese vídeo nunca vio la luz pública, pero GH sí lo puso a disposición de la Guardia Civil y ha sido clave para la instrucción del caso.

La joven muestra su indignación a laSexta, sigue sin entender por qué las 15 o 20 personas (miembros del programa) que vieron lo que ocurría no hicieron nada por pararlo.