Las becerradas son festejos donde los vecinos de una localidad torean a un becerro de un año hasta la muerte. En estos festejos se usan banderillas y estoques para castigar y matar a crías que en la mayoría de ocasiones aún no han sido destetadas, no miden más que un mastín y se mueven con torpeza al no tener desarrollado el sistema psicomotor. Esta actividad es típica en algunas localidades de Segovia como El Espinar y San Rafael durante los meses de verano.

Una práctica aplaudida por algunos, pero que tiene en contra al partido animalista PACMA y a todo aquel que luche contra el sufrimiento animal. Entre ellos se encuentra el actor Dani Rovira quien ha respondido a un tuit que pedía a los políticos que la tauromaquia pase formar parte del pasado y no de nuestro futuro con una rotunda reflexión: "No es cultura, es psicopatía".

 

Anteriormente, Rovira ya había definido estas fiestas como "esperpénticas" describiendo que "los quintos y las pandas acuchillan hasta la muerte a pequeños becerros de apenas unos meses de vida".

No es la primera denuncia contra estas fiestas, y es que el partido animalista Pacma lleva tiempo intentando acabar con ellas calificándolas como "la salvajada del verano".

De hecho, Pacma documentó y denunció, a través de un vídeo, una becerrada en San Rafael, perteneciente a El Espinar, Segovia. En él puede verse como los vecinos, entre risas y alcohol, amedrentan, reducen, banderillean, apuñalan y acaban con la vida de animales de entre uno y dos años.

 

En 2018, el equipo de LaSexta Noticias acudió a las becerradas de El Espinar, 'evento' que no pudieron terminar de ver y grabar debido a los ataques e insultos de los vecinos de la localidad segoviana.

El equipo tuvo que ser escoltado por la Guardia Civil hasta la salida del recinto con gritos de los vecinos como "Hija de puta, Hija de puta", además de sufrir escupitajos y golpes de vasos, como se ve en este vídeo.