Damara Alves, ministra de la Mujer, Familia y Derechos Humanos en Brasil, ha protagonizado un nuevo episodio polémico ante los medios en sus últimas declaraciones, en las que aseguraba que las niñas del estado amazónico de Pará son violadas por ser pobres y no tener ropa interior.

"Unos especialistas nos explicaron que las chicas allí son violadas porque no tienen bragas y son pobres", aseguraba Alves durante la presentación de un programa de lucha contra la explotación sexual de niñas, adolescentes y mujeres en esta zona.

A su vez, la dirigente explicaba que les ofrecieron la solución de llevar partidas de este tipo de prendas al lugar, de las cuales asegura que ya han conseguido un gran número de donaciones. Pero, "¿por qué llevar ropa interior si se va a acabar?", preguntaba, a lo que propuso una solución rocambolesca: llevar una fábrica de estas prendas a la isla de Marajo.

 

Las declaraciones provocaron una oleada de críticas en las redes sociales, donde la han tachado de "ignorante" y critican que es "vergonzoso" y "el fiel reflejo de la bestia que gobierna Brasil".

No obstante, esta no es la primera vez que la ministra sorprende con sus 'perlas'. Aseguró que por culpa de la película 'Frozen' las niñas ya no esperen a su "príncipe" sino a "su encantadora princesa" y que la cinta de Disney vuelve lesbianas a las niñas

Además, durante la toma de posesión en el cargo aparece en un vídeo exclamando "¡atención, atención! En la nueva era de Brasil, los niños visten de azul y las niñas de rosa".

Antes de llegar al cargo, Alves, pastora evangélica y abogada, defendió siempre en campaña que pondrá fin al "adoctrinamiento ideológico" de niños y adolescentes y a las ideologías de género. "En nuestro Gobierno, nadie nos va a impedir llamar a nuestras niñas princesas y nuestros niños príncipes", aseguró.