El denunciante de la supuesta agresión homófoba que habría tenido lugar el pasado fin de semana en el madrileño barrio de Malasaña ha confesado a la Policía cuál fue la motivación de sus declaraciones. Según ha podido saber laSexta, el joven se habría inventado el suceso con los encapuchados para esconder a su pareja una infidelidad.

Horas antes, los investigadores ya sospechaban de que algo no cuadraba en la declaración del denunciante, puesto que no había imágenes de los supuestos encapuchados ni nadie que les hubiera visto.

Finalmente, durante la tarde de este miércoles, y tras un largo interrogatorio, el joven admitió que las heridas que tiene en el glúteo (donde le marcaron la palabra 'maricón' junto con una cruz invertida) en realidad fueron consentidas y producidas por dos personas en el interior de una vivienda. Así, apuntó que su declaración a la Policía se produjo para ocultar a su actual pareja que ha mantenido relaciones sexuales con otras personas.

Fuentes del Ministerio del Interior confirmaron también este miércoles que el joven ha decidido rectificar su declaración inicial, tanto oralmente como por escrito, y ha declarado que las lesiones inicialmente denunciadas no fueron fruto de un ataque. Declaración que -apuntan las mismas fuentes- se produce sin perjuicio del desarrollo de las investigaciones y del procedimiento judicial.

No seguirán las actuaciones contra quien provocó las lesiones

Fuentes de la investigación indican a laSexta que las actuaciones judiciales no seguirán contra las dos personas que habrían causado las lesiones en el glúteo del denunciante. Sin embargo, aún sigue en el aire las repercusiones que puede tener este cambio de relato en el joven que efectuó la denuncia.

En este sentido, como apunta el jefe de Tribunales de laSexta, Alfonso Pérez Medina, está descartada la opción de que se acuse al joven por denuncia falsa, debido a que este no identificó a un autor en los falsos hechos. Sí podría concurrir, por otro lado, en un delito de simulación de delito.

El artículo 457 del Código Penal recoge que la simulación de delito se produce cuando una persona "simulare ser responsable o víctima de una infracción penal" o "denunciare una inexistente" y prevé multas de 6 a 12 meses, si bien la denuncia tiene que haber provocado "actuaciones procesales".

El juez, a la espera de que alguien presente una denuncia contra el joven

Fuentes jurídicas han confirmado a laSexta que el Juzgado de Instrucción número 52 de Madrid abrió diligencias de investigación penal a comienzos de semana tras recibir un parte de lesiones de la policía. Si bien no era una denuncia, solo un parte de lesiones cuyo autor se desconoce.

Al haberse producido "actuaciones procesales", requisito que existe el tipo del artículo 457 del Código Penal, el juez está a la espera de que alguien, por ejemplo la Fiscalía o la Policía, presente una denuncia contra el joven por simulación de delito. De materializarse, el denunciado se enfrentaría a penas de multa por un plazo de entre 6 y 12 meses.

En España, según la memoria anual de la Fiscalía, en 2020 se incoaron un total de 4.834 delitos de simulación de delito, que solo representan el 7% de los procedimientos por delitos contra la Administración de Justicia.