La iraní Narges Mofarahian ha creado un modelo de alojamiento de bajo coste y sostenible destinado a albergar temporalmente a refugiados de manera "decente", que se materializará próximamente en Milán, al norte de Italia.

El proyecto, denominado 'AGRIshelter', propone la construcción de espacios para refugiados a base de materiales locales, sostenibles, biodegradables y perdurables, como la madera o la paja, cuyo valor de aislamiento evita la necesidad de sistemas de calefacción o refrigeración, cuenta en una entrevista su creadora.

La medida estándar de cada estancia es de 35 metros cuadrados, si bien, según las necesidades, "tamaño y diseño son adaptables", explica esta estudiante de arquitectura. Y destaca que "la casa puede ser construida en un día por cuatro personas no expertas y es fácil de desmontar o transportar". Con puertas y marcos de ventanas hechos de madera prefabricada, muros confeccionados a base de fardos de paja y una lona como techo, el recinto se completa con una cisterna a un lado.

La iniciativa ha sido premiada recientemente por su contribución social con 10.000 euros por las fundaciones italianas Accenture y Snam, y dotada de un crédito financiero de hasta 50.000 euros por el grupo bancario Ubi. Con la retribución, la primera experiencia piloto se llevará a cabo próximamente en Milán, "probablemente para personas sin hogar o inmigrantes italianos", adelanta su promotora.

A su juicio, "los contenedores no son una buena solución ya que son un desperdicio de material, relativamente caros, no dan sensación de hogar y no tienen comodidad interna, calientes en verano y fríos en invierno". Además, añade, "parecen siempre separados del resto de la ciudad y normalmente crean aislamiento". No difiere de esta visión el gambiano de 29 años Mohammed Jarra, quien vive en un campo de refugiados desde que llegó a Italia vía Libia en 2015, y los describe como "selvas en el bosque".

En contraposición, 'AGRIshelter' es una "solución barata y ofrece dignidad y seguridad en situaciones de emergencia", considera Mofarahian, quien espera asimismo que con su desarrollo se creen "empleos para personas no especializadas y las pequeñas y medianas empresas (PYMES)", pues "se involucra a diferentes grupos de personas en el proceso de construcción", afirma en torno al valor humano agregado al proceso..

Durante el mes de febrero 'AGRIshelter', establecida como una asociación sin ánimo de lucro, se constituirá como una empresa con vocación social, y destinará así la asignación recibida a "las autorizaciones y certificaciones necesarias" que hagan posible la materialización del proyecto.