Manuel Valls ha dicho la última palabra, por ahora, en Barcelona. Se ha ofrecido a la alcaldesa y candidata a la reelección, Ada Colau, y al candidato del PSC, Jaume Collboni, para evitar una alcaldía independentista.

Valls ofrece a sus seis concejales para la investidura de Colau "sin condiciones".

En su opinión, se trata de buscar la solución menos dolorosa: "La ciudad no puede caer en manos del independentismo". Y añade que no pedirá nada a cambio, y que ofrece a sus seis concejales sin "condiciones previas ni ultimátum". "Yo no he dicho que pactaré. Sí hablaré de principios", ha afirmado.

A la espera de Colau y Collboni

Valls ha añadido que la iniciativa la deben tomar Colau y el candidato del PSC: "Es el momento de hacer gestos de responsabilidad". "Nos jugamos mucho", ha dicho, para asegurar que "es una situación histórica" y que lo más importante es contener la llegada del alcaldable de ERC, Ernest Maragall.

"Todos conocen mi posición (...) El futuro de España no puede estar en manos de populistas y separatistas", ha asegurado Valls. A su juicio, en Barcelona y Cataluña el problema no es Vox, "el problema es el nacionalismo que es incompatible con la izquierda".

Maragall considera poco creíble un acuerdo Colau-Collboni-Valls.

Ernest Maragall, en una entrevista previa a la comparecencia de Valls, dijo que era "poco creíble" un pacto entre Colau, Collboni y Valls: "Es un pacto absolutamente contra natura".

Reuniones de ERC para buscar apoyos

Esta tarde mantendrá reuniones, primero con Artadi, de JxCat, y luego con Colau. La propuesta del candidato de ERC, que los comunes y Junts apoyen su investidura como alcalde con un pacto que incluya la liberad de los presos en prisión y la celebración de un referéndum de autodeterminación.

A la espera de que Colau se pronuncie sobre el ofrecimiento de Valls, este martes rechazó cualquier pacto que implique al ex ministro francés y apuesta por un acuerdo con Esquerra y PSC.

 

Colau quiere un gobierno con ERC y PSC, pero los socialistas no quieren nada con los independentistas.

Pero el tercero en discordia, el candidado del PSC, Jaume Collboni, ha adelantado esta mañana que no participarán de un gobierno independentista: "Si solo quieren pintar la ciudad de amarillo, diremos que no (...) Barcelona es primero".

El PSC: "con ERC, no"

Ha instado a Colau a elegir entre un gobierno pro independencia u otro pro Barcelona de base progresista. "Una vez se decida, articularemos la mayoría", ha explicado Collboni en una entrevista en la cadena Ser.

El candidato socialista es rotundo: "No pongo condiciones imposibles. Agua y aceite no podemos compartir ni una investidura ni un pacto de gobierno".