Pablo Casado concedió una entrevista al periodista Eduardo Inda en el bar de Alsasua en el que se produjo la agresión a dos guardias civiles y sus parejas pese a que cuando llegó al municipio, dice sentir que "no era bien recibido": "Había pintadas a favor de los que habían dado una paliza a los guardias civiles".

Acerca de la entrevista, dice que el dueño intentó echarles del bar "cuando se percató" de que estaban allí. Sin embargo, el político se negó alegando que había pagado una consumición y tenía derecho a acabársela".

Cuenta que en ese momento, el dueño decidió bajar el cierre metálico porque "ya estaban llegando borrokas a decirnos que allí no podemos estar". "Por ahí no vamos a pasar", sentenciaba Casado. Además, aprovechó para decir que no vio "a ninguna feminista de izquierda defendiendo a las mujeres que fueron apaleadas".

Aitor Esteban, portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, ha criticado la "repelente y reiterada la provocación y utilización política que gente como Casado e Inda hacen de un pueblo pacífico como Alsasua".

 

Pero no ha sido el único político en pronunciarse, ya que el alcalde de la localidad, Javi Ollo Martínez, ha denunciado "el uso electoralista de Alsasua que hacen determinadas formaciones como ha hecho el Partido Popular".

 

El tribunal ha confirmado penas de hasta 13 años para los acusados y no observa terrorismo en la agresión de Alsasua, pero ratifica el "agravante por discriminación ideológica" para los condenados, según ha podido saber laSexta.