La Asamblea de Madrid tumbó este jueves el intento de Vox por derogar las leyes LGTBI en la región, una iniciativa que se topó con los votos en contra de la izquierda y la abstención del PP, así como el rechazo en las calles madrileñas.

Durante el debate en el pleno, el diputado socialista y activista LGTBI Santi Rivero lanzó un contundente mensaje a la portavoz de la formación de extrema derecha, Rocío Monasterio, a quien recordó que "el reconocimiento de derechos no limita derechos a nadie".

"Que yo me pueda casar con otro hombre no le hace usted que se tenga que casar con una mujer. Que una mujer tenga derecho a abortar no le hace a usted que tenga que abortar y esta es una cuestión con la que engañan constantemente a la ciudadanía", le reprochó el secretario LGTBI del PSOE madrileño.

"Vox lo que pretende derogar es la prohibición de las falsas terapias de conversión de la homosexualidad. Vox lo que pretende derogar es que a los niños y a las niñas en los colegios se les explique que hay diversidad, que existen personas negras, que existen personas homosexuales, que existen personas trans y que no pasa absolutamente nada por conocerlo y por respetarlo", agregaba Rivero, que continuó su intervención enumerando todas las cosas con que el partido pretendía acabar, citando también "la protección en el ámbito familiar".

"Vox lo que pretende derogar es la protección frente al empleo, porque todavía hay personas a las que se despide por ser LGTBI", denunció asimismo el diputado, que aludió también a su propia experiencia personal con la discriminación: "Lo que pretende derogar es que haya formación en el ámbito deportivo para que no le pase a nadie como me pasó a mí, que me llamaron 'maricón' en un partido de fútbol", apuntó.

Rivero asimismo aseveró que la formación de extrema derecha quería acabar con la posibilidad de "acoger a refugiados y a refugiadas LGTBI", con los "protocolos para policías locales y municipales para que sepan atender bien las agresiones por LGTBIfobia" y, en definitiva, con "el reconocimiento de la identidad sexual de las personas" y de los menores trans.

No obstante, lanzó una advertencia a la diputada de Vox: "Van a volver a perder, porque la sociedad les pasa por delante", aseveró, afirmando que la Comunidad de Madrid es una región "abierta", "diversa" y "acogedora". "No van a permitir que ustedes nos sitúen en el ámbito internacional como Polonia o como Hungría. No se lo vamos a permitir", sentenció.