Tras el anuncio de Castilla-La Mancha de este lunes, en el que el presidente Emiliano García-Page explicitó su intención de suprimir el uso obligatorio de la mascarilla al aire libre en el mes de julio, otras dos regiones se han sumado a la propuesta: Madrid y Murcia.

Con respecto a la primera, Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad de la comunidad, ha explicado en declaraciones a laSexta que esta "es una de las primeras medidas" para hacer frente a la desescalada y, preguntado por una fecha concreta, indica: "Todavía esperaríamos un poco más, pero entenderíamos que a finales de junio".

Ahora bien, el consejero recuerda que este cambio de normativa no solo depende del Ejecutivo autonómico, sino sobre todo del nacional: "El Ministerio [de Sanidad] tendría que buscar un momento en el que el grado de inmunización de todos los españoles estuviese al mismo nivel". Un sentir que ha compartido el presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, que catalogaría de "sinsentido" que en unas regiones su uso al aire libre fuera obligatorio y en otros no.

No obstante, el propio Miras también ha querido dar una estimación de cuándo Murcia estaría preparada para este cambio: durante el mes de julio. ¿La razón? El alto nivel de vacunación: "Estamos avanzando en inmunización, sobre todo de mayores de 60 años. Ya hemos empezado la vacunación de entre 45 y 49 años". Pero, de nuevo, insiste: "Si se toma esta decisión, y más si no hay cierres, tiene que ser una decisión de país. No tiene ningún sentido que en una comunidad autónoma se prohíba el no uso de la mascarilla y en otra sí", ha sentenciado.

Galicia y Castilla-La Mancha, las primeras en proponerlo

Si bien desde la región manchega no anunciaron sus intenciones de retirar la mascarilla en espacios públicos hasta ayer —eso sí, en la misma línea que sus homólogos de Murcia y Madrid, Page recalcaba que se trata de una decisión que debería hacerse con "coherencia nacional"— en Galicia ya se adelantaron hace semanas.

En este sentido, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, aseguró el pasado 15 de mayo estar "convencido" de que en verano sería posible dejar de usar esta protección al aire libre en Galicia. Y en ese momento ya avanzaba: sería en julio o agosto. Un sentir que repitió ayer mismo, tras ver los movimientos de Page: "Pensamos que en el exterior no es imprescindible, y no se debería exigir su uso a medida que avanza la vacunación", espetaba.

Y, como han hecho los demás, pone el foco de la responsabilidad en la acción del Gobierno, ente que tiene la potestad para modificar esta decisión: "Hay que revisar la ley para ver que las mejores CCAA puedan facilitar la retirada de la mascarilla en exterior", ha indicado. De este modo, cuenta con un matiz diferente a los anteriores: en este caso sí se plantearía un criterio diferente en función de la situación epidemiológica.

Por qué se trata de una decisión que depende del Gobierno

A pesar de que el objetivo de estas cuatro comunidades es acabar con el uso de la mascarilla en estos espacios, la realidad legal muestra cómo no es competencia exclusiva de las autonomías. La obligación de llevar la mascarilla puesta en exteriores (salvo alguna excepción como en la práctica de deporte o al bañarse en la playa) está regulada en la Ley 2/21, del 29 de marzo, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19'.

Y el texto es claro: las personas de 6 años en adelante quedan obligadas al uso de la mascarilla en diferentes supuestos, como "en la vía pública, en espacios al aire libre o en cualquier espacio cerrado de uso público". Se trata de un documento que sigue en vigor, y lo más importante es lo que se remarca en el artículo 2.3: "Lo establecido en esta Ley será de aplicación en todo el territorio nacional".

De este modo, se trataría de una decisión que, para aplicarse, debería ser debatida en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, y la Comisión de Salud Pública, encargadas de reunir al Ejecutivo y CCAA para tomar decisiones de ámbito sanitario. También, como recalcaban algunos presidentes como Feijóo, sería necesario modificar la ley. Algo que desde Sanidad, a día de hoy, no descartan.