La batalla política entre PP y PSOE no solo no ha aflojado con el bajón de actividad política propia del verano, sino que se ha recrudecido por culpa del paquete de medidas de ahorro energético del Gobierno.

Los partidos se han enzarzado en una escalada verbal para llamar la atención en mitad del estío -o el hastío- de agosto que suena también a que Génova y Ferraz preparan el discurso ya para las futuras elecciones generales y municipales que se avecinan para 2023.

Una batalla ideológica en la que ha intervenido también Podemos, que ha llamado "negacionista" al PP por no sumarse a unas medidas en las que existe consenso europeo.

En el bando popular, la pelea está en el plan de ahorro energético del Gobierno, que entró en vigor este miércoles, y que el PP, siguiendo el discurso incendiario de Isabel Díaz Ayuso, ha llegado a calificar el decreto de "cartilla de racionamiento" que nos lleva al "infierno energético". Ayuso ha amenazado con llevar al Tribunal Constitucional el decreto por "invadir competencias".

Desde el Gobierno contraatacan a los populares acusándoles de estar fuera de lo que pide Europa. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha dicho en una entrevista en Televisión Española que lo que pide la UE es estar unidos "más que nunca".

Albares ha incidido este jueves en que "estamos en guerra energética porque así lo ha querido Putin, lo que no entiendo es cómo el PP puede plantear dudas ante la necesidad de actuar desde ya", porque eso "no es hacer simplemente una oposición descabellada, sino ponerse fuera del consenso europeo".

Por parte del Gobierno ha hablado también la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que ha respondido a las críticas por la falta de consenso previo con las comunidades autónomas y ha dicho que "se ha producido diálogo desde el primer momento". Montero ha contratacado también al PP recordando que ellos ya habían propuesto medidas similares antes del decreto del Gobierno, y le ha pedido a Alberto Núñez Feijóo, presidente del PP, que imponga su criterio en el partido, siguiendo la línea socialista que sugiere falta de liderazgo frente a Ayuso. Las siguientes imágenes recogen esas declaraciones.

Podemos acusa al PP de negacionismo

Por su parte, Podemos ha acusado al PP de insolidarios y "negacionistas", según las palabras de Jaume Asens, presidente de En Cómu Podem, que ha asegurado que es "lamentable que el PP esté dando la espalda a Europa" y que "sea el único país que va en dirección contraria" a la UE. Insisten, además, en es Ayuso quien "manda" en el PP.

Pero la oposición a las medidas no vienen solo del PP: el Gobierno está teniendo que afrontar también las críticas de los empresarios, que han llamado prácticamente a la insumisión a la población. En palabras de Hilario Alfaro, presidente del Foro Empresarial, "pedimos que el comercio no cumpla la medidas" mientras el Gobierno no presente su propio plan de austeridad, y asegura que la ley es "chapucera".

La norma no incluye régimen sancionador, pero podrá haber multas si no se acatan. La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, aseguró que habrá margen para cumplir los cambios, pero que si se detecta que una comunidad autónoma incumple sistemáticamente el decreto se la podría llevar al Tribunal Constitucional.