El discurso de Felipe VI a los españoles sobre el estado de alarma que vive el país por el coronavirus llega en plena crisis en la monarquía española. El rey vive uno de sus momentos más complicados en el trono tras las informaciones que señalan que aparece como segundo beneficiario de la fundación 'offshore' que recibió la presunta donación de 65 millones de euros de Arabia Saudí a su padre, el rey emérito Juan Carlos I.

Por eso, durante el discurso del rey, vecinos de distintas ciudades de España protestaron con caceroladas desde sus balcones contra la monarquía española, y más concretamente exigieron que los 100 millones de euros que Juan Carlos I habría recibido de Arabia Saudí se destinen a la sanidad en un momento tan complicado como la actual crisis sanitaria.

Uno de estos ciudadanos críticos con el discurso del monarca ha colgado en su cuenta de Twitter un vídeo en el que muestra su gran enfado. "Vengo de uno de los días más difíciles de los que llevamos en el hospital y no me puedo resistir a compartir algo porque vengo escuchando al de las herencias fraudulentas en la radio y es que de verdad no se puede estar más alejado de la realidad", destaca este médico de un hospital madrileño.

 

"No sé si se cree que vivimos en un momento en el que necesitamos todavía a gente superior diciéndonos que todo va a ir bien", señala el joven, quien critica que "no se puede analizar esta situación sin hablar de cosas concretas y de los problemas que, de verdad, van a haber".

Este médico confiesa que "hay una cosa" que le ha "jodido especialmente": "Dice que esta crisis es un paréntesis y que recuperaremos la normalidad, ¿pero qué normalidad?, ¡en la vida recuperaremos la normalidad después de esto!, hay que estar muy alejado para pensar eso y espero que así sea y que esto sirva para cambiar cosas, lo primero, a ellos".