En más de una ocasión, la profesión de los políticos en su vida pasada ha suscitado interés entre la opinión pública. Es el caso de representantes como Irene Montero o Salvador Illa. La primera, ministra de Igualdad, ha hablado varias veces sobre su experiencia como cajera de supermercado, mientras que el actual ministro de Sanidad también ha sido sujeto de polémica por sus estudios de Filosofía.

Con las elecciones gallegas a la vuelta de la esquina, el foco mediático está en los líderes de cada uno de los partidos regionales que se presentan como candidatos a la presidencia de sus Comunidades. Algunos de ellos cuentan con un largo recorrido en la política, como Núñez Feijóo (PP) o Ana Pontón (BNG). Pero otros, como Antón Gómez-Reino (Galicia en Común) o Gonzalo Caballero Míguez (PSdeG) han pasado gran parte de su vida en sectores ajenos a los parlamentos.

De hecho, hay quien ha efectuado trabajos menos habituales en la trayectoria de un diputado, como el líder Antón Gómez-Reino —en su ficha del congreso es posible leer que ha sido desde repartidor de publicidad hasta productor musical, entre otras cosas—. A continuación desgranamos los perfiles de los principales candidatos a presidir la Xunta de Galicia y el Parlamento Vasco.

Alberto Núñez Feijóo (PP): funcionario desde los 80

El 10 de septiembre de 1961, en la provincia de Ourense, nació el que sería uno de los presidentes de Galicia más longevos en el cargo. Alberto Núñez Feijóo todavía conserva en su despacho los cochecitos con los que jugaba cuando era pequeño, como relata en la web de la campaña electoral de este año. Un recuerdo de su infancia en Os Peares, un pueblo cruzado por tres ríos.

En su adolescencia, Feijóo pasó por el instituto Blanco Amor, hasta que decidió estudiar la Licenciatura de Derecho. Con el paso del tiempo, en la década de los 90, el político se erigió como una figura de peso en el Partido Popular, recién liderado por un treintañero José María Aznar. Pocos años antes, en 1989, Manuel Fraga acababa de retirarse del mando del Partido Popular.

Feijóo lleva casi la totalidad de su vida profesional ligado a la institución pública. En 1985 ingresó como miembro del Cuerpo Superior de la Administración General de la Xunta y en los años posteriores tuvo cargos de relevancia en la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales o el Ministerio de Sanidad y Correos.

Elegido por primera vez presidente de la Xunta de Galicia en 2009, el popular revalidó el cargo con mayoría absoluta en 2012 y 2016. Si logra el apoyo en las próximas elecciones del 12 de julio, igualaría a Manuel Fraga como el presidente más consolidado de Galicia.

Gonzalo Caballero (PSdeG): profesor e investigador

Una vida entre la docencia y la política. Esa podría ser la carta de presentación del actual secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero. Un apellido que se traduce en un linaje político fuertemente arraigado al socialismo. Primero su padre, concejal socialista en Ponteareas, localidad en la que el candidato socialista nació en 1975. Luego su tío, Abel Caballero, actual alcalde de Vigo y conocido en toda España por las luces navideñas en la ciudad gallega.

De hecho, existen muchas similitudes profesionales entre el candidato socialista y su tío. Ambos son doctores en Economía y han impartido clases en diferentes universidades de España y el extranjero. Sin embargo, el perfil académico de Gonzalo Caballero va más allá: fue premio extraordinario de su promoción en la universidad, ha publicado una quincena de libros y más de 100 artículos académicos en diferentes revistas científicas nacionales e internacionales, según recoge su ficha en el parlamento gallego.

En el plano político, González Caballero es una persona activa desde hace tiempo. Fue concejal en el ayuntamiento de Vigo entre los años 2005 y 2007. También se presentó para liderar el PSdeG en el año 2009, pero no obtuvo los apoyos suficientes. A esa derrota se le suman otras tantas posteriores, así como renuncias en los procesos internos del partido. No obstante, en 2017 ganó las primarias del partido socialista gallego y en la actualidad cuenta con el beneplácito del presidente del Gobierno Pedro Sánchez.

Ana Pontón (BNG): toda una vida en la política

La candidata a la presidencia de la Xunta por el BNG, Ana Pontón, expone una biografía caracterizada por el activismo político y la militancia. Un tándem que se aprecia en la líder nacida en una pequeña parroquia rural de Sarria, en 1977, como cuenta en su web de campaña. Pontón lleva más años en el BNG que sin estarlo: se afilió a los 16 y desde entonces ha seguido un camino ascendente hacia la dirección del partido.

A la par que estudiaba Ciencias Políticas en la Universidad de Santiago de Compostela, se hacía con el mando de Galiza Nova, las juventudes del BNG. Y, a partir de 2004, dio el salto al Parlamento gallego, en el que sigue en la actualidad, pero como portavoz nacional —es la primera vez que una mujer ostenta este cargo en el partido—.

El primer barómetro del CIS para estas elecciones sitúa a la candidatura del BNG en la tercera posición, por lo que adelantaría a sus rivales directos de Galicia en Común.

Antón Gómez-Reino (Galicia en Común): mozo de almacén, repartidor y productor musical

El candidato de Galicia en Común tiene una trayectoria inusual si la comparamos con la de sus rivales. Este político, nacido en 1980 en La Coruña y titulado en Salud Ambiental, se define en su ficha personal del Congreso de los Diputados como un "trabajador precario en diversos sectores". Su currículum da fe de la volatilidad que ha tenido en el mercado laboral. Antón Gómez-Reino ha sido mozo de almacén, repartidor de publicidad y hasta dueño de una pequeña productora musical alternativa. De hecho, esa no ha sido su única experiencia como autónomo, ya que también ha emprendido con una tienda de productos agrarios.

En 2018, Gómez-Reino se impuso a Carolina Bescansa en las primarias de Podemos Galicia. No obstante, no se presenta a estas elecciones bajo la marca morada, sino que confluye con otras fuerzas como Galicia en Común-Anova-Mareas. En Podemos, según EFE, tuvo el respaldo de hasta el 90% de los afiliados para su candidatura actual. Pero ese acuerdo casi unánime no se trasladó al resto de confluencias, que ratificaron al candidato cerca de la media noche y con el plazo a punto de expirar. En estas elecciones tiene por delante el reto de mantener esa tercera fuerza ante el posible ascenso del BNG de Ana Pontón.