Los niños tienen menos riesgo de contagio o, si se infectan, la sintomatología es más leve. Eso es lo que sostienen los expertos, pero los datos en México revelan una situación preocupante.

Según la Secretaría de Salud, solo en dos meses la cifra de niños enfermos por Covid-19 se ha multiplicado por 30. Entre el 12 de abril y el 8 de junio se pasó de 84 casos a más de 2.600; una cifra que 'Save the Children' pide atajar con urgencia.

El director de Cooperación Internacional de 'Save the Children', David del Campo, ha afirmado que "la situación es grave", y por ello ha solicitado en nombre de la asociación que "el Gobierno de México refuerce la protección de las familias más pobres".

'Save The Children' considera que el aumento está vinculado a la pobreza, que se trata de casos de familias con pocos recursos, sin acceso a medicamentos o incluso a la propia alimentación.

Sin embargo, algunos expertos señalan que la afectación en los niños en el país centroamericano entra dentro de la evolución normal de la curva de la pandemia. Según Juan Gestal, médico de Sanidad Nacional y catedrático de Medicina Preventiva en la USC, "es baja al igual que en el resto de los países".

Según datos del gobierno mexicano, a día de hoy 52 niños han muerto por esta enfermedad en el país. Datos muy altos en comparación con los de España, que apenas llegan a la decena.

El miedo de Axel, el de Atziri, Julia o Samanta, todos menores mexicanos, es el mismo: "Que nunca acabe la cuarentena" o perder a su familia. Encerrados en casa, han narrado a laSexta que su día a día ha cambiado de forma radical, ahora se sienten más tristes y su contacto con amigos o profesores se ha reducido al mínimo.

En medio de la pandemia, el Gobierno ha lanzado campañas de dibujos animados para que los menores dejen de sentirse solos y aprendan a vivir con la pandemia.