Los futbolistas Alexander Kokorin y Pavel Mamaev se encuentran cumpliendo en Rusia la condena que les fue impuesta a raíz de una pelea en la que agredieron con dureza a tres hombres. El juez les aplicó una pena de año y medio. Sin embargo, lejos de abandonar su profesión, se mantienen en forma para que, una vez se cumpla la condena, puedan volver a jugar al fútbol profesionalmente.

De hecho, ambos jugadores fueron partícipes de un partido que se organizó en la prisión en la que se encuentran frente a un equipo de Tercera División rusa, el Salyut. Los presidiarios lograron vencer al equipo visitante por 4-2, con un 'hat-trick' de Pavel Mamaev, que parece no haber perdido su olfato goleador.

 

"No será difícil para nosotros volver a jugar al fútbol. Nos mantenemos en forma, seguimos haciendo deporte. Entrenamos todos los días para esto", explicó Mamaev, exjugador del Krasnodar, tras el encuentro a los medios que acudieron a la cárcel a cubrir el partido.

"Jugar para nosotros es una alegría. La prisión me está cambiando, la gente me entiende aquí. ¿Mi regreso al Zenit? No todo depende de mí, pero jugaría gratis hasta el final de mi carrera", afirmó Kokorin a los periodistas presentes.