Momento surrealista el vivido en la tanda de penaltis de la final de la Copa de Serbia. Una final que enfrentaba al Estrella Roja y al Partizán, los dos eternos rivales de Belgrado. El Estrella Roja venció en la pena máxima. Pero en el desarrollo de los lanzamientos se produjo una ridícula escena entre el portero del Partizán y un jugador del Estrella Roja.

Nikola Krstovic, delantero del Estrella, no falló desde los 11 metros, y tras anotar su penalti, fue a celebrarlo en la cara de Vladimir Stojkovic, meta del Partizán.

El cancerbero reaccionó poniendo el balón en la cara a Krstovic, que se cayó al suelo simulando una agresión. Un comportamiento bochornoso de ambos futbolistas, nunca antes visto en una tanda de penaltis y que desencadenó una trifulca entre jugadores de ambos ambos equipos.

 

El Estrella Roja consiguió vencer por 4-3 en la pena máxima después del lamentable espectáculo. Con la consecución de la Copa, el equipo rojiblanco logra un doblete, ya que también ha ganado la Superliga de Serbia.