Después de que Iker Casillas anunciara en febrero su candidatura a la presidencia de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), el todavía portero del Oporto ha comunicado a través de una nota publicada en su Instagram que renuncia al cargo.

"El principal motivo que me ha llevado a tomar esta decisión es la excepcional situación social, económica y sanitaria que está sufriendo nuestro país, esto hace que las elecciones pasen a un segundo plano. Creo que es el momento de sumar y no dividir, porque el fútbol y la sociedad lo necesitan. En el ámbito deportivo y federativo hay que centrarse en cómo ayudar a jugadores, clubes, competiciones y unas elecciones solo desgastarían y harían que enfocásemos nuestros esfuerzos en algo que hoy no es lo fundamental", reza en primera instancia el comunicado.

Además, el de Móstoles ha explicado las razones de su renuncia: "Quería un proceso electoral justo, transparente y realmente participativo, buscando lo mejor para el fútbol español y en esta ocasión creo que no se ha apostado por ello, espero que en próximas elecciones se pueda dar, conmigo o con otros candidatos".

De esta manera, dada la situación actual en relación a la crisis económica y social por el coronavirus, sumada a la necesidad de adelantar el proceso electoral, Iker Casillas ha dado un paso al lado y se ha ofrecido para ayudar al fútbol español en su mejora.

Luis Rubiales, quien parece que no tendrá rival para la presidencia de la RFEF, podría ser reelegido el próximo 17 de agosto si el Consejo Superior de Deportes aprueba las elecciones, tal y como cuenta 'Marca'.