El fenómeno de la Superliga estalló con fuerza la semana pasada en Inglaterra. Aficionados de los clubes fundadores se agolparon ante las puertas de sus estadios para protestar por la competición y pedir responsabilidades a sus dueños.

Uno de los clubes que más críticas ha recibido por parte de sus hinchas es el Arsenal, histórico en horas horas bajas cuyos seguidores no ven con buenos ojos su inclusión en la novedosa competición.

La familia Kroenke, propietaria del club, se encuentra en el alambre y la posibilidad de la venta de la entidad sobrevuela sobre el Emirates.

Daniel Ek, dueño de Spotify, se ofreció la semana pasada por medio de un tuit a comprar el Arsenal, teniendo su mensaje una enorme repercusión.

"Cuando era un niño que crecía, he aplaudido Arsenal desde que tengo memoria. Si KSE quisiera vender el Arsenal, estaría feliz de tirar mi sombrero al ring", reza su texto.

 

Ek, con un patrimonio estimado de 3,5 billones de euros, podría desembarcar en Londres con Thierry Henry, Dennis Bergkamp y Patrick Vieira de la mano. Así lo afirma 'The Telegraph', que explica que los tres 'invencibles' podrían retornar al cuadro 'gunner' como socios y/o ejerciendo labores de la dirección deportiva del equipo.

De hecho, el propio Henry ya manifestó su descontento con la entidad: "Este club pertenece a los aficionados. Amo al club y lo apoyaré hasta que me muera, pero ahora no lo reconozco y lo que ha pasado, con ese intento de sumarse a una liga cerrada, no tiene ningún sentido para mí. Han dirigido al Arsenal como una compañía, no como un club de fútbol".