El mundo sigue en shock, negado a asimilar la muerte de al que muchos consideran el Dios del fútbol. Diego Armando Maradona nos abandonó este miércoles tras sufrir un paro cardiorrespiratorio a los 60 años.

'El Pelusa' se encontraba en su domicilio tras recibir hace unas semanas el alta tras ser operado en la Clínica Olivos (Buenos Aires) de un hematoma subdural en la cabeza que le detectaron tras ingresarle con síntomas de anemia, deshidratación y con un "bajón anímico" el pasado 2 de noviembre.

Una vez realizada la autopsia al cadáver del '10', los resultados preliminares han descartado signos de violencia en su cuerpo, arrojando una hora de fallecimiento cercana a las doce del mediodía: "Lamentablemente con un tremendo dolor podemos confirmar el fallecimiento aproximadamente a las 12 horas (15.00 GMT) del día de la fecha", explicó John Broyad, Fiscal General del departamento de San Isidro (provincia de Buenos Aires).

 

"No se advirtió ningún signo de criminalidad. No se advirtió ningún signo de violencia. La autopsia se va a hacer a los fines de detallar la razón de la muerte. El fallecimiento no posee más que características naturales. No hay signos de violencia", añadió el fiscal ante los medios presentes.

Diego, que se trataba de "un paciente con una miocardiopatía dilatada", sufrió una "insuficiencia cardíaca aguda" que le generó "un edema agudo de pulmón", lo que le provocó una muerte súbita.

El velatorio del entrenador de Gimnasia y Esgrima La Plata comenzará en la Casa Rosada desde las 10 de la mañana de este jueves. Se estima que cerca de un millón de personas pasen a despedirse 'del Diego'.