Alain Cuevas, un futbolista de 23 años que milita en el Ciervos FC, de la Segunda División Premier del fútbol de México, ha perdido su pierna izquierda. El motivo, el rayo que alcanzó al jugador y la descarga eléctrica que, tras entrar por su cabeza, salió por su pie.

Además, debido a la crisis sanitaria que se vive en México por el coronavirus, no pudieron atenderle en ningún hospital de Ciudad de México.

Tuvieron que trasladarle a Culiacán, donde además tuvo que esperar todo el fin de semana para que le viera, y tratara, algún médico especialista.

"Tenía el pie izquierdo hecho trizas. El cirujano y los doctores fueron sinceros. Nos dijeron que me tenían que amputar el pie porque estaba demasiado infectado", afirma el jugador en su cuenta de Facebook.

Y es que, según cuenta, los doctores le dijeron que su vida estaba "en riesgo". "Mis padres no querían y buscaban una segunda opinión. Mis doctores dijeron que no había tiempo. Pensaba que mi carrera futbolística ya terminó, que fue corta, con todo lo que batallé para llegar aquí...", cuenta.

"Pensaba en mi familia, que si me movían de aquí serían más gastos. Me calmé y me puse a disposición de Dios. Todo tiene un propósito en la vida", afirma.

 

Al final, decidió: "Decidí que me amputaran el pie izquierdo y tuve una gran lección de vida. Nunca debes poner un deporte, o lo que sea, por encima de tu vida".