Científicos de la Universidad Estatal de Georgia han descubierto que un nuevo fármaco antiviral suprime "completamente" la transmisión del coronavirus en cuestión de 24 horas. Así lo sostienen en en un estudio publicado en la revista 'Nature', en el que probaron su eficacia en hurones.

"Esta es la primera demostración de un fármaco oral que rápidamente bloquea la transmisión del SARS-CoV-2", ha afirmado el líder del estudio, el doctor Richard Plemper.

El medicamento en cuestión se llama Molnupiravir y se toma de forma oral, algo que podría ser clave para contener la pandemia hasta que se consiga vacunar masivamente a la población, según los investigadores, que destacan esta ventaja frente a tratamientos como el remdesivir o el plasma convaleciente, que al no administrarse oralmente son "poco adecuados para controlar la transmisión".

Según ha destacado la Universidad en un comunicado, como este fármaco puede tomarse oralmente, se puede iniciar rápidamente el tratamiento, lo que permitiría evitar que la enfermedad progrese y se vuelva más grave, acortar la fase infecciosa -lo que potencialmente permitiría reducir las cuarentenas- y atajar brotes rápidamente.

Experimento con hurones

Los investigadores optaron por testar este fármaco, que ya se había probado para virus de la gripe, en hurones porque estos animales "transmiten el virus eficazmente con signos clínicos mínimos", es decir, sin desarrollar en general una forma grave de la enfermedad. Esto, según los autores, es similar a la forma en que el virus se transmite entre adultos jóvenes humanos.

Para su experimento, infectaron hurones con coronavirus y los trataron con Molnupiravir cuando los animales empezaron a segregar virus por la nariz. Después, los juntaron con otros hurones sanos en la misma jaula, sin que ninguno de estos contactos resultara infectado.

Otro grupo de hurones infectados, en cambio, recibió un placebo, y todos los animales sanos que estuvieron en contacto con ellos sí se infectaron. Si estos datos se traducen a los humanos, apunta la citada institución, los pacientes con COVID-19 tratados con este medicamento dejarían de ser infecciosos en tan solo un día tras empezar el tratamiento.

Este medicamento, que según los autores es "una prometedora contramedida antiviral para romper las cadenas de transmisión comunitarias", se encuentra actualmente inmerso en ensayos de fase 2 y 3 para su uso contra la infección por coronavirus.