Alpine ha sido siempre una marca ligada con el mundo de los rallies. Tras despedir a uno de sus pilotos más emblemáticos, Jean-Luc Thérier, fallecido a finales del mes de julio, la firma francesa presentaba a modo de homenaje su nuevo coche de competición. Después de presentar las variantes GT4 y para la Copa Monomarca, resultaba cuanto menos curioso que el Alpine A110 moderno no tuviera una versión para la disciplina de los tramos.

De esta forma nacía el Alpine A110 Rally, un vehículo que entrará dentro de la misma categoría R-GT en la que actualmente participa el Abarth 124 como único vehículo desarrollado a través de un proyecto oficial de la marca. Por el camino se quedaron el Lotus Exige R-GT que no fue competitivo desde el primer momento, así como la posibilidad de que veamos en un futuro próximo al nuevo Porsche 718 Cayman R-GT tras las informaciones provenientes desde Alemania acerca de la decisión de la firma de discontinuar su desarrollo.

Alpine A110 | Alpine

Con todo ello, se espera rememorar un duelo entre italianos y franceses por el cetro de los GT’s de rallies, con la confirmación de que las primeras unidades llegarán por parte de Alpine a principios de 2020 y que esperan llegar a un mayor público ya que el precio de venta final se pretende establecer en torno a los 150.000 euros sin impuestos incluidos.

En la parte mecánica ya lo conocíamos, con un motor turbo de cuatro cilindros turbo y 1.8 litros que estaría en torno a los 300 CV de potencia heredado directamente del Alpine A110 S de producción, afinado para la competición y capaz de animar un peso pluma del conjunto que se establece en los 1.050 kilogramos. Signatech, en asociación con el FJ Team terminaron de configurar esta nueva variante con una suspensión hidráulica regulable de tres vías, nuevos frenos Brembo, una jaula de seguridad acorde a los estándares de la FIA y baquets Sabelt.

Alpine A110 | Alpine

Para las pruebas han sido el veterano Emmanuel Guigou y Laurent Pellier los que han llevado el peso del desarrollo, aunque el programa se extenderá durante el resto del año para así conseguir unos reglajes que permitan obtener un vehículo polivalente al que se pueda adaptar un gran rango de pilotos diferentes, desde profesionales hasta gentleman drivers. Obviamente su terreno predilecto será el alquitrán, aunque ya hemos visto durante este año a los Abarth competir en citas del Campeonato de Europa frente a los Mitsubishi dentro del apartado ERC2.