El título de la película, si no estuviera ocupado, debería ser 'Bailando con lobos', pero dejémoslo en 'Bailando con bobos', sin faltar, y respetando los derechos legítimos de cada uno a oponerse como quiera. Sin embargo, la jugada de Pedro Sánchez era ganadora sí o sí.

Miquel Iceta no será presidente del Senado, pero sí Manel Cruz, cuña de la misma madera. Dialogante, progresista, federalista y mucho más. De camino, Sánchez ha conseguido agitar las turbulentas aguas de la izquierda catalana independentista, más allegados o no. De hecho, pienso, ha polarizado la política catalana en dos opciones útiles: o independentistas de izquierdas o izquierdas no independentistas.

Y más, el PSC ocupa ahora, gracias al baile, la oposición real, práctica y útil en Catalunya, desbanca a una derecha, la de Ciudadanos, desperdiciada ,crispante y caminante a golpe de avenates y mentiras que no resisten la comprobación más elemental. No, Pedro Sánchez , no tiene ningún pacto con los independentistas. Es más, si ERC, al final, considera el baile con Iceta un simple chubasco y acaba apoyando la investidura de Sánchez, lo hará gratis, con tal de impedir que otras elecciones, o la oposición trabucaire de Albert Rivera, acaben aburriendo a las ovejas y condenando a Catalunya y toda España al inmovilismo , con el riesgo añadido de regreso a una España gris , por sus alianzas actuales y venideras con la extrema derecha .

Ayer, mientras debatíamos, se anunciaba la mesa del Congreso. Café intenso, ristretto para el baile: dos tazas; Meritxell Batet y Manel Cruz. Además, la izquierda domina la mesa, se acabó el filibusterismo de Casado y Rivera Y algo más, Pablo Iglesias sitúa a Gloria Elizo y Gerardo Pisarello como segundos. Próximos a Catalunya y a Ada Colau. Partidaria de la tesis de la coalición, contraria a la de Izquierda Anticapitalista; por eso, en la mesa, hay cercanos a Colau y no a Teresa Rodriguez.

La conformación de la mesa tiene proyección española y catalana. Anuncia concierto entre las izquierdas en España y también en Catalunya . Poner a bailar a Iceta le puede costar a ERC la alcaldía de Barcelona y quién sabe si un disgusto a los partidarios del enclaustramiento de Unidas Podemos .

Bailan también, PP y Ciudadanos. Incomprensible y decepcionante el papel de ERC, inútil y suicida el de las derechas. Siguen erre que erre, pero se les nota mucho la mentira. No parece que, de verdad, el PP gire al centro, y menos de la mano de su jibarizada representación catalana encabezada por Álvarez de Toledo. Ni siquiera los de Casado, como Josep Bou, candidato popular a la alcaldía de Barcelona , giran al sentido común.

A todo esto, Pablo Iglesias cordial, conciliador, constructivo. Con un lenguaje corporal, un tono y hasta una indumentaria, moderados. Progresa adecuadamente, si no se doctora, como aspirante a la moderación a que invita toda responsabilidad de gobierno. Iglesias "errejonea", pero en ascensor , sin gorrita de chulapo.

Y bailando, Iceta, como un giróvago virtuoso, igual acaba de ministro. Al tiempo.