Viajestic » Escapadas

España

Naturaleza, tranquilidad y poesía en Huelva

Finca La Fronda, un paraíso campestre para descansar en contacto con la naturaleza.

Publicidad

Viajestic | Viajestic
| 02.03.2015 22:49

¿Hace cuánto que no escuchas los pájaros al despertarte? ¿Y el sonido pasivo de las hojas moviéndose con la brisa? ¿Hace cuánto que no tienes un tiempo para leer o caminar? Si sabes de lo que te hablo, lo que necesitas está en la Finca la Fronda. Escondido entre un bosque de alcornoques y castaños en el corazón del Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, al norte de la provincia de Huelva, está este rincón tranquilo. Con ese silencio que se agradece pero no incomoda. Charles Wordsworth y su familia te recibirán cálidamente y te harán sentir bienvenido desde el primer momento, en este pequeño hotel con encanto. Una casa espaciosa, con dos salones con chimenea, piscina, un espacio que dibuja el horizonte del paisaje y mucha vegetación. Además, es un ambiente donde la palabra escrita tiene un carácter especial. Y es que los Wordsworth están emparentados con el poeta inglés, William Wordsworth, que en su época fue todo un amante de las letras y el campo. Ese legado que llevan en la sangre lo transmiten cada noche dejándote un poema bajo tu almohada. Un mimo encantador. Una sorpresa de esas que te encantará. Las 7 habitaciones están alrededor de un patio andaluz con su estanque rodeado de naranjos. Todas son muy amplias, con baño, terraza y una decoración elegante, campestre y sobria. Por la mañana te despertarás con ese aroma particular a bollería y panes recién horneados. Y es que en La Fronda amasan tu croissant y las rebanadas que untarás con mermeladas caseras hechas en la finca con los frutos de la zona. Porque no sólo se trata de un lugar que están medio de la naturaleza, sino que la respetan al máximo y hacen gala de su zona utilizando lo mejor de la región: quesos y chacinas de Aracena con embutidos de Jabugo. Que está a unos 8 km y es una visita muy interesante. Claro que puedes quedarte descansando en el hotel leyendo un libro (sí, aquí también tendrás tiempo de escribir y leer esa historia que no terminas) y cada tanto levantar la vista para llenarte los ojos con esas vistas magníficas. En temporada, hasta podrás recoger setas y castañas del propio terreno. ¿Qué más? Si vas con niños, verás cómo disfrutan del entorno, de poder correr por el campo sin preocupaciones. ¿Una ruta de senderismo por la zona? Charles te recomendará las mejores opciones según tu gusto y si así lo deseas, podrá prepararte una vianda con los sabores que salen de la cocina de la Finca. Por la noche, entre grillos y estrellas, podrás disfrutar del menú que te tienen preparado. Unas delicias también creadas por ellos mismos y con productos cercanos. Si tienes la suerte de estar un viernes a la noche, no te pierdas la música en vivo de Óscar Revilla que promete ser un broche de oro para una jornada de relax o visita al pueblo Alájar y sus construcciones blanquísimas, por ejemplo. Mimos en forma de detalles simples, de esas cosas que te das cuenta que hace mucho no disfrutas hasta que las revives en Finca La Fronda.

Publicidad