Seguro que los has visto en más de un viaje. Puede que incluso te identifiques con ellos, que seas uno de su tribu... y no hay duda de que conoces a más de uno que encaja con el perfil. Son los turistas 'de foto rara', aquellos que van buscando, más que extasiarse con la belleza y el encanto de un lugar, un recuerdo, imágenes freakys que demuestren que han estado y, cuanto más divertidas o bizarras, mejor. Son los que, como en la imagen, 'sostienen' la torre de Pisa o cualquier otro monumento inclinado en un alarde de originalidad (ejem), los que simulan que cogen la Torre Eiffel como si fuera un canapé en una bandeja o los que aprovechan la forma de las estatuas para 'posar' con los representados en ellas. Pero no hace falta forzar la foto, llegar a una pose imposible u obligar al fotógrafo a que adopte una postura imposible, porque no faltan rincones extraños en el planeta en el que el turista más 'freak' pueda hartarse a hacer fotos y dejar luego a los amigos boquiabiertos. "¿En serio que 'eso' existe?" o "¿De verdad que 'eso' está en el centro de la ciudad?" serán algunas de las preguntas que seguro que nos harán al mostrar las imágenes o compartirlas en redes sociales. Y, en este caso, 'eso' se refiere a cosas tan indescriptibles, lugares tan diferentes, originales, bizarros, extraños, únicos... que terminan atrayendo al turismo como moscas a la miel. ¡Qué nos gusta una cosa rara!