MOLER HARINA EN DUBLÍN

MOLER HARINA EN DUBLÍN

De molino en molino por la costa norte de Irlanda

Skerries, un pequeño pueblo a 30 kilómetros de Dublín, se ha convertido en una de las atracciones turísticas más importantes de la 'Isla Esmeralda'. Dos molinos de viento y un molino de agua tienen la culpa, patrimonio industrial histórico y con posibilidad incluso de que hagamos allí harina.

La historia de la molienda de piedra en Skerries se remonta a principios del siglo XVI, cuando las tierras pertenecían al Priorato de Holmpatrick, una fundación monástica agustiniana. Y continuó hasta el siglo XX, con una panadería que data de antes de 1840 y que estuvo en funcionamiento hasta mediados de 1980.

Los molinos, con el estanque del molino asociado, y las tierras húmedas de los alrededores, son ahora el Skerries Town Park y un sitio bellísimo, con maravillosas vistas de la costa y de las islas Skerries. El complejo ha sido restaurado, y ahora incluye dos grandes molinos de velas y un molino de agua, que forma parte de una serie de edificios de piedra, con diferentes salas, como la panadería, la sala de pesaje y la sala de máquinas.

Las visitas guiadas a Skerries Mills comienzan en el edificio del molino de agua de cuatro pisos, donde vas a poder probar tus habilidades con la molienda, observar el funcionamiento de la rueda hidráulica trabajando; y siguen con un paseo a través del campo de maíz hasta llegar a uno de los molinos de viento. Una forma de ver con ejemplos, cómo las energías del viento y del agua fueron aprovechadas por los irlandeses en el pasado.

Los molinos de viento aparecieron por primera vez en Europa occidental a finales del siglo XII. Y el mayor de los dos molinos de viento de Skerries es de mediados del siglo XVI. El Gran Molino de viento, The Great Windmill, es un molino de torre. La torre de Skerries tiene cinco velas y dos pares de piedras de moler además de un saco-elevador para el transporte de grano a la planta superior.

El pequeño molino de viento de cuatro velas, The Small Windmillde, es cilíndrico, una de las primeras formas que adoptaron los molinos de viento, y utiliza velas de lona simples montadas en una viga de madera. Fue construido en el sitio de una antigua fortaleza prehistórica, y es el punto más alto de la ciudad. El Molino de agua, The Watermill, es impulsado por una columna de agua y controlado por una esclusa. A medida que el agua cae desde la artesa de madera, golpea la rueda justo antes de su punto más alto moviendo la rueda hidráulica y la maquinaria y las piedras de moler del molino.

Las visitas guiadas en Skerries Mills son todos los días y duran aproximadamente unos 50 minutos. Durante el recorrido te mostrarán la historia de los molinos y podrás subir al molino de cuatro velas y al de cinco velas que domina el horizonte. Las vistas de la ciudad, así como de las islas de Skerries y de la costa hasta las montañas de Mourne, son excepcionales. Los horarios en otoño y en invierno son de 10 a 16.30 h., y en primavera y verano de 10 a 17.30 h.
Y si quieres un refrigerio, el Watermill Cafe es el lugar ideal en el que tomar algo, comer y relajarse.

Esta fabulosa atracción tiene mucho que ofrecer para toda la familia, con visitas guiadas y talleres de artesanía. Skerris Mills es una maravillosa excursión en un entorno impresionante y todos los domingos 10 a 16 h. tiene lugar un famoso mercado donde los granjeros venden productos locales, carnes, dulces y mermeladas.

Más información:
Skerries Mills
Turismo de Irlanda

Marta Rivas | @rivascmarta | Madrid
| 10/10/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.