Europa

Europa

Fin de semana en Ginebra

Una fascinante ciudad a los pies de los majestuosos Alpes suizos

Ginebra, ubicada en la frontera con Francia y en la desembocadura del lago Lemán al Ródano, está casi por completo rodeada de territorio francés. Es la capital del cantón de Ginebra, y la ciudad más poblada de Suiza después de Zurich. La increíble diversidad de atractivos turísticos que ofrece Ginebra, sorprende, si la visitas por primera vez. Su historia, su situación internacional y su diversidad cosmopolita, hacen de Ginebra un mundo en sí mismo. Qué ver A orillas del lago de Ginebra, el lago Lemán, se encuentra el símbolo y la referencia de la ciudad el Jet d'Eau, que con sus 140 metros de altura es una de las fuentes más altas del mundo. Jardines llenos de flores para pasear y admirar las vistas de la ciudad, y desde el lago vistas impresionantes del Mont Blanc. Y muy cerca el Jardin Anglais donde se encuentra el Reloj de Flores, símbolo de la industria relojera de Ginebra y el lugar más fotografiado de Ginebra. En el parque se encuentra también el Monumento Nacional, una estatua de dos mujeres, la República de Ginebra y Helvetia, que simbolizan la unión de Ginebra a la Confederación Suiza. Cruzando el puente Mont-Blanc, se llega a la orilla derecha del lago donde el Monumento a Brunswick, del siglo XIX, intriga a los visitantes, una joya neogótica que parece salida de la nada por sus aires orientales y por ser un mausoleo en plena ciudad. También cerca, el histórico y extenso Parque de los Bastiones, un lugar de reunión donde está el famoso Muro de los Reformadores, que rinde homenaje a los pioneros de la Reforma John Calvin, Théodore de Bèze, John Knox y Guillaume Farel. Cerca de este parque y de la céntrica Place de Neuve, podemos encontrar el que proclaman como el banco más largo del mundo. El Casco histórico de Ginebra está ubicado sobre una zona elevada al sur del río Rhône. La Vielle Ville rodeada por la Catedral de St-Pierre y la Place du Bourg-de-Four, conserva estrechas calles empedradas, numerosas galerías de arte, tiendas de antigüedades, museos, fuentes, restaurantes y mucha historia. La Catedral de San Pedro, que pertenece a la Iglesia Protestante Suiza, es sorprendentemente pequeña. Con una combinación de estilos romanesco, gótico y neoclásico, austera, es muy apropiada para un edificio donde predicó el mismo John Calvin. Bajo la catedral se encuentra uno de los yacimientos arqueológicos más grandes de Europa, con mosaicos del siglo XIV, y la torre norte ofrece unas fantásticas vistas del casco antiguo y del lago. Desde la pequeña plaza, Place Bourg du Four, en el centro del casco antiguo puedes visitar los principales monumentos y sitios de interés histórico tal como la Catedral, el Ayuntamiento, el Museo de la Reforma o la Casa Tavel. La Maison Tavel, la casa más antigua de Ginebra, a pocos metros de la catedral. Es una casa museo en una calle interesante por la gran cantidad de celebridades que han vivido o nacido en ella, Jorge Luís Borges, Jean-Jacques Rousseau, Jean Calvin,... La Maison Tavel es original del XIV y expone una colección de objetos de la vida cotidiana, gárgolas, puertas, cuadros, etc; de los siglos XIV-XIX. En los sótanos del museo hay una exposición sobre el crecimiento de Ginebra con una gigantesca maqueta de la ciudad. La Iglesia Ortodoxa Rusa es un edificio del siglo XIX en el barrio Les Tranchées. Este templo, en la Rue Beaumont, es de estilo bizantino moscovita y expone iconos que van del siglo XVI al XX, entre ellos tesoros donados por la misma familia imperial. No te pierdas la escollera Pâquis con su faro y la playa en el centro de la ciudad. Si tienes tiempo hay tres museos interesantes. El Museo de Arte Moderno y Contemporáneo, el MAMCO, uno de los más importantes de una ciudad con una gran oferta cultural. El Museo de Arte e Historia con una de las mayores colecciones de arte suizo desde el Renacimiento y con una importante muestra de grandes pintores de todo el mundo. Y el Museo Patek Philippe, un templo de la relojería. Una colección privada de las más extensas e importantes del mundo. Y como original el Museo Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Con audiovisuales, esculturas, ordenadores y documentación, que cuentan la historia de la fundación de la Cruz Roja por Henry Dunant, así como la función humanitaria de la organización. Éste es el museo más impresionante y original de Ginebra. A solo unos minutos del centro de la ciudad, Mont-Salève, el Monte de Ginebra es el paraíso de los excursionistas. Se accede con un teleférico hasta la parte superior de la montaña, desde donde las vistas, sobre la región de Ginebra, son impresionantes. El Salève es ideal para relajarse y disfrutar de diversos deportes en plena naturaleza. Caminos para excursionistas, actividades para los niños, escalada en roca, ciclismo de montaña y parapente en verano, o raquetas de nieve y esquí de fondo en invierno. Y a dos kilómetros de Ginebra está Carouge, un pequeño pueblo artesano lleno de restauradores de libros y antigüedades, sopladores de vidrio, relojeros, diseñadores de ropa, sombrereros y restaurantes. Si tienes tiempo, merece la pena acercarte hasta allí. Dónde Comprar Entre el lago y el centro histórico se encuentra la zona comercial de Ginebra. Un par de calles muy transitadas durante el día, repletas de tiendas de todo tipo. En el centro de la ciudad hay todo tipo de tiendas, ahí están todas las marcas de prestigio internacional y una selección de relojes que no encontrarás en ningún otro lugar. Ginebra es el escaparate más importante y de mayor prestigio del mundo de la Alta Relojería. La Rue du Rhône es el paraíso para los compradores de lujo. En Rue de la Croix d’Or podemos encontrar las tiendas más exclusivas de la ciudad, aptas solo para bolsillos muy holgados. Bon Génie, Globus y EPA son los grandes almacenes de Ginebra. En Rhône, Rue de la Confédération 3 y en Martel, Rue du Marché 8 en Carouge, encontrarás el delicioso chocolate suizo. Antigüedades y galerías de arte, en el casco antiguo y los barrios de St-Gervais y Pâquis. Donde comer Ginebra es verdaderamente una ciudad con buen gusto y cuenta con los mejores restaurantes de Suiza, con 7 establecimientos Michelin y 47 que figuran en la guía Gault Millau. Una ciudad en la que no vas a tener problemas a nivel gastronómico, dejará satisfecho a los paladares más exigentes. Prueba Le Floris, Domaine de Châteauvieux, Le Chat Botté, Rasoi by Vineet, Vertig’O, Auberge du Lion d’Or o Le Cigalon si quieres darte un homenaje. Por otro lado y en un plan mucho más sencillo, uno de los lugares más auténticos para probar la fondue es Bains des Paquis. El local está ubicado en unos baños públicos, en medio del lago Leman, sin lujos pero con las fondues más sabrosas de Ginebra. En la Place du Bourg-de-Four, el restaurante Chez Ma Cousine, recomendado por servir comida muy buena y muy bien de precio, o el restaurante Au pied de cochon, con una agradable terraza. Dónde dormir Desde prestigiosos palacios a hoteles con encanto, Ginebra ofrece una gama excepcional de alojamientos de diferentes categorías. Cerca del lago tendrás las mejores vistas y en el centro de la ciudad estarás a unos pasos de todos los puntos de interés turístico. La ciudad es pequeña así que lo mejor es ver la oferta en internet y reservar de acuerdo a tus gustos y preferencias.

Viajestic | Viajestic
| 02/03/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.