Colonia de la Prensa (Madrid)

Aunque al pensar en Art Nouveau o Modernismo Madrileño lo primero que se nos pase por la cabeza sea el Palacio de Longoria (sede de la SGAE), en la capital hay varios ejemplos de urbanismo modernista. La Colonia de la Prensa responde al modelo de colonias-jardín que van surgiendo en las zonas periféricas principios del siglo XX. Ésta en particular fue conciba como una urbanización de casas vacacionales reservadas al gremio periodístico. Está ubicada en el barrio de Carabanchel.

Colonia de la Prensa | Madrid desconocido. Fuente Wikimedia Commons

Casa-taller de Víctor Horta (Bruselas)

El belga Víctor Horta fue uno de los máximos exponentes del Art Nouveau, de este arte joven y que rompía con las líneas academicistas establecidas. Aunque Gante fue la ciudad natal, la capital del país fue donde este urbanista dio forma produjo la mayor parte de sus edificios. Fue todo un pionero del modernismo, y aunque algunas de sus creaciones arquitectónicas fueron demolidas aún quedan muchas muestras en pie de su excelencia. Una de ellas es su propia casa-taller, hoy convertida en el Museo Víctor Horta. Está en el barrio residencial de Saint-Gilles y uno de los elementos más llamativos es la escalera, posicionada como espina dorsal del inmueble.

Escalera principal de la Casa Estudio de Victor Horta | Foto de J. Miers. Fuente Wikimedia Commons

Barrio de Zurenborg (Amberes)

La ciudad flamenca de Amberes es muy señorial y en ella ha residido y reside gran parte de la burguesía de la región. Aquí, al igual que en el resto de las ciudades europeas comienzan a hacerse los ensanches en las zonas periféricas a finales del siglo XIX y principios del XX. Este barrio situado al sur de la ciudad, está repleto de casa señoriales construidas en dicho periodo de tiempo. Simplemente caminando por sus calles podemos admirar un gran despliegue de motivos florares, colores vivos, formas imposibles y líneas curvas.

Detalle de una casa de Zurenborg en Amberes | Foto de Verónica Imedio

Théâtre de l’Athénée (Paris)

En el corazón de la Île de France se encuentra esta joya del Art Nouveau, que también tiene influencias orientalistas y fue inaugurado en 1896. A finales del siglo XX, en 1995 con casi 100 años de vida declararon al Théâtre de l’Athénée, Monumento histórico. Previamente en este mismo enclave había estado el Éden-Théâtre, un lugar mítico, un edificio colosal construido a principios de la década de 1880, cuya estética seguía la de un templo hindú, haciendo de este lugar un rincón exótico. Hoy en día, se puede seguir apreciando en la cúpula del teatro las reminiscencias del Éden-Théâtre gracias a los motivos indios, rojo, negro y marrón que decoran el techo.

Athénée Théâtre | Foto de Mirco Magliocca. Fuente Athenee_theatre.fr

Majolikahaus (Viena)

En Austria el Secessionsstil o Sezessionsstil fue un movimiento artístico que formó parte del modernismo o Art Nouveau. Su finalidad era alcanzar la renovación artística mediante la reinterpretación de los estilos del pasado. El arquitecto vienés Otto Wagner, fue uno de los máximos exponentes del Secessionsstil, una muestra palpable es el edifico que construyó en el número 40 de la calle Linke Wienzeille.

Otto Wagner Majolikahaus | Foto de Andrew Nash. Fuente Wikimedia Commons

Hablamos de la famosa Majolikahaus, un edificio de seis plantas de viviendas de alquiler. Wagner cubrió la fachada con planchas de arcilla esmaltada y que a su vez estaban decoradas con ornamentación floral en diferentes tonalidades, pues las flores eran rojas mientras que las hojas en los nichos de los balcones eran de color verde y los brotes de azul turquesa.