Naturaleza virgen

Naturaleza virgen

Arrecifes, la playa más exótica de Colombia

Situada en pleno Parque Nacional de Tayrona, ofrece cabañas de madera donde pasar la noche, bajo las estrellas y con un servicio de cinco estrellas.

El Parque Nacional de Tayrona es, sin duda, una de las joyas medioambientales de Colombia, hasta el punto de que no existe nadie en el país que no hable de esta pequeña franja costera entre el Caribe y la Sierra Nevada de Santa Marta con orgullo. No es para menos, ya que el verdor y la frondosidad de esta exhuberante parte del país se ha logrado mantener casi intacta, sin que la mano del hombre haya marcado indeleblemente su paso.

Desde la costa de Tayrona es perfectamente posible divisar algunas de las montañas. En esa cordillera se encuentra, por ejemplo, el pico más alto de Colombia, la montaña Simón Bolivar, con 5.700 metros de altitud y coronado siempre por nieves perpetuas. Un paisaje que apenas dista medio centenar de kilómetros de una de las playas más hermosas de toda América del Sur: la de Arrecifes.

Esta se encuentra en pleno parque, pero no a demasiada distancia de la entrada del mismo. Este punto es importante en tanto que hay que tener en cuenta que Tayrona está vedado al tráfico rodado de turistas. Una vez se llega aquí desde la ciudad de Santa Marta (a unos 30 km. de distancia), toca andar o a caballo por los senderos habilitados. Uno de ellos acaba en el azul del Caribe, pero no solo con palmeras y rocas blancas, sino también con una arboleda preciosa que llena de diferentes tonalidades verdes la orilla, elevándose poco a poco por la falda de la montaña.

La particularidad de Arrecifes es que, a pesar de estar en medio del Tayrona, está acondicionada para poder disfrutar de estancias incluso largas. La playa cuenta con cabañas muy sencillas de madera y paja en las que pasar la noche. Sin embargo, además, es la única que ofrece un plus: unas cabañas más lujosas, con un servicio de cinco estrellas y, al igual que las primeras, completamente responsables de su impacto medioambiental para que se reduzca al máximo. Son las que componen el hotel Ecohabs Santa Marta (desde 225 €/cabaña de cinco personas), empresa que tiene, además, otros complejos tanto por Sierra Nevada como por otras playas cercanas al parque.

El baño en Arrecifes se hace con precaución, en un mar abierto. Los que prefieran aguas tranquilas, pequeñas calas o bahías, tienen que andar hasta las vecinas playas de Arenilla y La Piscina (aquí el nombre no deja lugar a dudas del relax de sus aguas), donde hay, además, varios chiringuitos en los que picar algo o tomar un refresco.

El Cabo San Juan, donde se disfruta de las mejores vistas del Tayrona, se encuentra a cuatro kilómetros a pie de Arrecifes. Es una excursión perfecta para media jornada y la excusa que necesitamos para despertarnos un día al amanecer. Y si nos gusta, bien podemos quedarnos, pues cuenta con espacio para acampar, así como un restaurante junto al mirador de madera acondicionado. Ver las montañas gigantescas al fondo, y el mar Caribe a un paso, es toda una experiencia.

Abierto todo el año, la entrada al parque cuesta 16 € aprox. al cambio y se llega tras 20 minutos en coche desde la ciudad de Santa Marta, que además cuenta con un aeropuerto conectado con las principales ciudades de Colombia (actualmente, España tiene conexión directa con Bogotá, Medellín y Cali). Sin embargo, es mejor evitar los meses de otoño en nuestro país, pues coincide con la temporada de lluvias torrenciales en la zona.

Un chapuzón en este rincón del paraíso es una experiencia única, no solo por su exclusividad, sino también porque estamos en uno de esos raros lugares del Caribe en los que los clichés de resort, mojito y piscina no sirven de nada.

Sergio Cabrera | Madrid
| 01/04/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.