JAPÓN

JAPÓN

Abre sus puertas el primer hotel del mundo gestionado por robots

No podía ser en otro país que en Japón. Allí se ha inaugurado este viernes 17 de julio el hotel Henn-na, el primer establecimiento en el que son robots los que se encargan de todo. Desde atendernos a nuestra llegada y darnos la llave a servirnos el desayuno. El futuro robótico ya está aquí.

Al norte de Nagasaki, un velociraptor se encarga de dar las llaves de su habitación a una pareja de huéspedes más expectantes que sorprendidos. Es una imagen que difícilmente se podrá olvidar. No por el hecho de que nos dé una llave en sí, ni porque se haya dirigido a ellos en un perfecto inglés británico, sino porque no todos los días uno tiene la oportunidad de ser atendido por alguien con más de treinta colmillos a cuál más afilado, así como por una especie que se creía extinguida hace milenios. De hecho, que nos siga informando de dónde está nuestra habitación, el horario del desayuno o cómo llegar al ascensor, es decir, las frases típicas de cualquier recepcionista o conserje en todo el mundo, casi se antojan exóticas.

Pero no, no se trata de un velociraptor de verdad. Aun, que se sepa, no hay dinosaurios que hayan vuelto a la vida en Japón. Se trata de un robot y, como el resto de sus 'compañeros' en el hotel, fruto de la más potente investigación robótica. Y es que aquí son robots y humanoides los que se encargan de todo. Bienvenidos al Henn-na, el primer hotel del mundo gestionado íntegramente por no-humanos.

No podía ser en otro lugar que en Japón. Está en Huis Ten Bosch, en el municipio de Sasebo, y acaba de abrir sus puertas el pasado viernes 17 de julio. Dice su propietario que incluir a los robots le permite ahorrar y ofrecer habitaciones a partir de 80 €/noche. Pero no parece que sea el precio lo que esté convirtiendo ya al hotel en todo un fenómeno mediático, sino más bien su preciado conjunto de 'empleados'.

Rex es el único dinosaurio. Junto a él, una robot humanoide con aspecto de azafata también se encarga de darnos la bienvenida. Viste un traje blanco y el típico pañuelo al cuello de las auxiliares de vuelo. También estará por allí Churi-chan. Este simpático personaje de dibujos animados se encargará de todo en la habitación. Situado en la mesita de noche, es imposible no sonreír ante su cabeza en forma de tulipán, con tres corazones sobre los ojos, dos antenas y una eterna sonrisa. De rosa y verde, está presente en las 72 habitaciones, las cuales también cuentan con tecnología de reconocimiento facial.

Por cierto, que el pañuelo al cuello no es cosa solo de la Recepción. En el restaurante del hotel hay otros robots humanoides que lo lucen. En este caso, camareros de última generación que transportan las bandejas con la comida y que dejan a todos boquiabiertos. Su cabeza es una gran esfera en cuyo interior se dibujan caras gracias a luces LED. La cocina, eso sí, no es futurista, sino más bien terrenal, sencilla y muy japonesa. Claro que a Huis Ten Bosch no se va por su comida, sino por ser un parque temático holandés. De hecho, es como estar en los Países Bajos, con sus molinos de viento, sus campos de tulipanes, sus réplicas de palacios... Y todo ello sumado a un parque acuático, otro de atracciones, etcétera.

El propietario del hotel Henn-na ya ha previsto una ampliación que doblará el número de habitaciones. Mientras, serán 72 las muñecas de forma de tulipán que nos darán la bienvenida a la entrada al cuarto, recogiendo el testigo de un velociraptor, una azafata de vuelo y un robot bailarín.

Más información:
Hotel Henn-na
Huis Ten Bosch

Sergio Cabrera | Madrid
| 17/07/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.