Podemos encontrar el origen de esta celebración en una leyenda procedente del siglo XI. Hasta nuestros días ha llegado que en el año 1085, en plena, reconquista cuando las tropas cristianas encabezadas por el rey Alfonso VI de León conquistaron Madrid, en uno de los cubos o torreones adosados a la muralla árabe, apareció una talla de Santa María de la Real de la Almudena. Fue muy cerca de la Puerta de la Vega.

Una vez los cristianos habían tomado la ciudad, decidieron salir en procesión para agradecer a Dios y a la Virgen su ayuda en tal compleja empresa. Justo cuando la procesión pasaba junto a la muralla, unas piedras se desprendieron revelando una imagen custodiada por dos velas. Era, como podéis imaginar, la imagen es de la Virgen de la Almudena.

Virgen de la Almudena | Fuente de Luis García de Madrid. Fuente Wikimedia Commons. LicenciaCC BY-SA 2.0

El nombre tiene raíces árabes, ya que proviene de la palabra "al-mudy" (almudín), que significa depósito de trigo o cereales. Por otro lado, también se cree que fue la palabra "al-mudayna" la que diera origen al nombre de la patrona; y hacía referencia al antiguo recinto militar amurallado. Como en toda leyenda, no hay datos que sitúen con exactitud estos hechos ni la antigüedad de la talla.

Aprovechando la ocasión, puede ser una magnífica oportunidad para descubrir esta festividad a través del Madrid más antiguo, que para muchos es aún poco conocida. Podemos dar un paseo por los alrededores de la Almudena y del Palacio Real, además de la calle de Bailén. Además, sigue habiendo restos de la antigua muralla árabe.

Jardín de la Cuesta de la Vega | Foto de Concepcion_AMAT_ORTA. Fuente Wikimedia Commons. Licencia CC BY 3.0

La Catedral de la Almudena es muy reciente, ya que se construyó entre finales del siglo XIX y principios del XX. Hasta que fue inaugurada, el culto a la Patrona de Madrid se llevaba a cabo en una pequeña iglesia situada al lado del Instituto Italiano de Cultura. Es la Iglesia primigenia de la Almudena.

En la Cuesta de la Vega, en una hornacina se encuentra una escultura de piedra de la Almudena. Está situada en el lugar donde, según la tradición, fue encontrada milagrosamente en el siglo XI.

También podemos acercarnos a la Plaza Mayor, donde hay un despliegue de gradas y guirnaldas en honor a la Virgen de la Almudena, pues la procesión pasa por este enclave.

Corona de la Almudena | Foto por cortesía de 2mandarinas en mi cocina

Y para finalizar la jornada de paseos y recorriendo lugares clave en la historia de nuestra ciudad, podemos deleitarnos con un trozo de Corona de la Almudena, el dulce típico de la patrona.