Viajestic » Curioso

14 de febrero

¿Por qué es San Valentín el santo de los enamorados?

La verdad es que la historia del día de los enamorados es, como poco, curiosa y vamos a viajar en el tiempo para conocerla.

Día de San Valentín

Pixabay Día de San Valentín

Publicidad

¿Estás cansado de oir eso de que el Día de San Valentín es un invento de los centros comerciales para vender más? (y quien dice Día de San Valentín dice Día de los Enamorados o, sencillamente, 14 de febrero que suena precisamente a eso, a San Valentín y enamorados); pues nada más lejos de la realidad, no diremos que no se aproveche esta celebración con fines comerciales (¡cómo tantas otras!) pero no, el día de los enamorados no se lo inventaron los centros comerciales, es de hecho mucho más antiguo que ellos y es que su origen hay que buscarlo en la época romana porque fue entonces cuando vivió el mártir Valentín.

Valentín de Roma es uno de los conocidos como tres mártires y suya es la culpa de que celebremos el 14 de febrero el día de los enamorados en su recuerdo; ese día el santo en cuestión fue decapitado pero ¿a santo de qué, nunca mejor dicho, se asocia a este mártir decapitado con los enamorados? pues la razón es cuestión de fe y de romanticismo: Valentín de Roma se negó a renunciar al cristianismo una vez fue detenido tras ser acusado de haber casado a soldados romanos en secreto saltándose así las normas del emperador Claudio II el Gótico quien sostenía que la carrera militar estaba reñida con la familia y prohibia casarse a sus soldados.

Día de los Enamorados | Pixabay

El papa Gelasio I en el año 498 es quien instaura la fiesta de San Valentín el 14 de febrero en recuerdo del día de la decapitación del mártir pero se cree que no fue hasta la Edad Media cuando se asoció ese día al amor hasta convertirlo en el Día de los Enamorados; y así empieza a explicarse que en 1969 y en el marco del Concilio Vaticano II la iglesia retirara a San Valentín del Santoral ¿la razón? que en el caso de este santo hay, alrededor de su vida y su muerte, más leyendas que certezas.

Claro que los seres humanos somo animales de costumbres y tendemos a aferrarnos a lo que conocemos especialmente si lo que conocemos nos gusta, de ahí que perduren las tradiciones y tal vez por eso el Papa Francisco en 2014 partició en las celebraciones de San Valentín tratando de devolver a este día el sentido religioso que, al verse excluido del santoral, había perdido. Y es curioso que sea así porque es como una especie de repetición de la historia: se cree que las celebraciones de San Valentín en el marco de la Iglesia nacieron para contrarrestar la importancia de las Lupercales, unas fiestas paganas y romanas que se celebraban el 15 de febrero, y el Papa Francisco participó en esta fiesta con el mismo sentir, el de recuperar la esencia del 14 de febrero, la del mártir decapitado que oficiaba matrimonios en secreto, frente a la comercialización del que fuera su día.

14 de febrero | Pixabay

Nos creamos o no la historia de San Valentín, lo consideremos leyenda o santo, lo cierto es que su importancia en el mundo es tal que no solo es un santo celebrado por los católicos (aunque no aparezca en el santoral) sino también por las iglesias ortodoxa, luterana y anglicana.

¿Y qué hay de sus milagros? porque para que un mártir sea elevado a la condición de santo ha de atribuírsele algún milagro... El más famoso atrubuido a San Valentín tiene poco que ver con los matrimonios secretos que ofició: cuentan que devolvió la vista a una niña ciega quien, muerto el mártir, sembró un rosal sobre su tumba que florecía cada 14 de febrero. (Una tumba en la que, por cierto, faltaría el cráneo del santo porque esta reliquia se puede ver en la Basílica de Santa María in Cosmedin, en Roma).

Ahora que sabes que el Día de los Enamorados no es de origen comercial sino que es antiquísimo y está entre lo religioso y lo legendario, no aceptes como excusa para no celebrarlo eso de que no seguir los dictados del capitalismo ¿nuestra recomendación? revisa las restricciones por COVID-19 y disfruta de una escapada romántica.

Publicidad