Desde hace meses tanto el FBI como el mismísimo Presidente de los EE.UU., vienen presionando a Apple para que eche una mano a la hora de permitir a las autoridades del país acceder al iPhone de un terrorista que se encuentra bloqueado, y del que no tienen las claves para acceder a su interior. Desde las oficinas de Cupertino, los de Tim Cook, siempre han dejado claro que no querían debilitar el cifrado de sus dispositivos por lo que se mantuvieron al margen. Ahora, esa batalla parece que tiene un vencedor.

El FBI acaba de anunciar que, a pesar de no contar con la ayuda de Apple, han conseguido acceder a la información contenida en el iPhone del llamado tirador de Pensacola para confirmar los vínculos entre el militar saudí y Al Qaeda, que comenzaron en el año 2015 y que terminó la misma noche anterior al incidente.

Es evidente que el anuncio de la agencia federal afecta a Apple y la imagen de seguridad de sus dispositivos, porque deja claro a todo el mundo que es posible derribar las barreras de blindaje construidas por los de Cupertino que, hasta ayer, parecían infranqueables. Al menos en esos casos en los que un usuario deja de tener acceso a su terminal (robos, pérdidas, etc.) y no teme por los datos que almacena en el interior porque es, teóricamente, imposible acceder a ellos.

Críticas abiertas a Apple

Los mismos funcionarios que dieron la rueda de prensa anunciando el hito de haber conseguido pruebas de la vinculación del tirador de Pensacola con Al Qaeda, aprovecharon la ocasión para criticar a Apple y su nulo apoyo en este proceso, afirmando que fue "una gran decepción" y que no "recibieron ninguna ayuda", llegando incluso a recibir negativas en varias ocasiones a permitir el acceso a los datos por parte de los investigadores. Eso así, para tranquilidad de los usuarios de iPhone, también avisaron de que el método utilizado para el caso del tirador de Pensacola "no es una solución para nuestro problema más amplio de Apple". Es por eso que el hack utilizado parece estar limitado al caso concreto de esta investigación, por lo que en un futuro tendrían que buscar otras alternativas.

eligiendo dos iphone xr_643x397 | Economía Digital

"Apple ha tomado una decisión comercial y de marketing para diseñar sus teléfonos de manera que solo el usuario pueda desbloquear el contenido sin importar las circunstancias. En casos como este, donde el usuario es un terrorista, o en otros casos donde el usuario es un criminal violento, un traficante de personas, un depredador de niños, la decisión de Apple tiene consecuencias peligrosas para la seguridad pública y la seguridad nacional y, a mi juicio, es inaceptable". Así de contundente se mostró el Fiscal General de los EE.UU., William Barr, ante la prensa, en un intento claro por señalar a la compañía dirigida por Tim Cook como una de las causantes del retraso en la investigación.

Apple, por su parte, no quiso dejar pasar la oportunidad para dar su opinión sobre lo ocurrido, haciendo especial hincapié en que nos "tomamos nuestra responsabilidad con la seguridad nacional tan en serio que no creemos en la creación de una puerta trasera, una que haga que cada dispositivo sea vulnerable a los malos [...] que amenazan nuestra seguridad nacional y la seguridad de los datos de nuestros clientes". Por esa razón, avisan de que en sus dispositivos no "existe una puerta trasera solo para los buenos" por lo que "el pueblo estadounidense no tiene que elegir entre debilitar el cifrado o realizar investigaciones efectivas".