PREPÁRATE PARA LA 'INVASIÓN' DE LOS COLEGIOS

PREPÁRATE PARA LA 'INVASIÓN' DE LOS COLEGIOS

Los robots educarán a tus hijos

¿Te imaginas reunir en un aula creatividad, tecnología, diversión y aprendizaje? La robótica va a sustituir a las antiguas clases magistrales en las aulas.

Ro-bótica
La robótica revolucionará las aulas | Tecnoxplora

Hasta la Ilustración y la revolución industrial hunde sus raíces el sistema educativo actual. Fue entonces, en los siglos XVIII y XIX, cuando la razón se impuso sobre todo lo demás. Eran tiempos de clases magistrales y memorización. La metodología llegó hasta principios de este siglo y quizá quede bastante todavía. Pero hace décadas que caducó y, desde hace años, se encuentra en pleno proceso de cambio.

Esa forma de enseñar llegó con la máquina de vapor y la producción en serie. La revolución digital y la producción personalizada de la impresión 3D trae consigo otra forma de aprender y enseñar: la robótica educativa. “El mundo se va a robotizar y la educación, evidentemente, también”, explica el experto en robótica y presidente de la compañía Ro-Botica Toni Ferraté. “Esto no significa que todos los niños aprendan robótica, sino que aprenderán con robots. Este sistema pedagógico se basa en que la tecnología y la robótica ayude a que la enseñanza de matemáticas, física, programación, compañerismo, presentaciones en público o cualquier otra cosa sea más divertida”

La educación que trajo consigo la locomotora de vapor enaltecía la escucha y la memorización. La revolución de internet y los dispositivos digitales promueve la resolución de retos y la colaboración. “Esta filosofía pedagógica se basa en aprender jugando y aprender haciendo. Las clases magistrales son antiguas. La tecnología está cambiando las dinámicas de enseñanza”, especifica. “Cada niño es único y hay que ayudarle a aprender en función de sus aptitudes. Eso implica que el profesor, cada vez más, tenga el papel de facilitador y esto se consigue fácilmente con ayuda de la tecnología”.

Esa forma de enseñar tiene mucho que ver con los retos. “La robótica se orienta a proyectos en los que los niños aprenden a organizar, planificar, construir, programar, colaborar, compartir y explicar el trabajo en público”, indica. “Con estos proyectos un niño puede aprender a trabajar solo y en equipo. A colaborar y a competir”.

Ferraté asegura que la robótica didáctica es fundamental para entender y controlar el actual proceso de cambio tecnológico acelerado. “Es la nueva herramienta integral de aprendizaje. Es un sistema que conjuga creatividad, ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Además, permite a los estudiantes imaginar, crear y controlar dispositivos reales, visualizar directamente conceptos físicos (energía, fuerza, velocidad), aplicar conceptos matemáticos (trigonometría, geometría), trabajar el desarrollo del pensamiento lógico mediante actividades de programación de los robots o, simplemente, contar y recrear historias y otros contenidos curriculares de forma divertida, creativa y participativa”, indica.

“En este modelo de enseñanza es más importante el propio proceso de imaginación, creación, experimentación, compartir y comprender la realidad que el posible resultado. Es la robótica al servicio del pensamiento creativo”.

También es importante que haya un balance de habilidades. No se trata de potenciar solo las capacidades mentales. Los ejercicios manuales y el desarrollo de la psicomotricidad, por ejemplo, forman parte esencial en este tipo de educación.

Dice Ferraté que el interés de los colegios por la robótica crece muy rápido. Desde su compañía forman a docentes para que impartan robótica educacional con sistemas desarrollados por empresas como Lego. Muchos centros educativos españoles han incorporado ya la robótica en sus actividades extraescolares, según asegura. “Son conscientes de las ventajas pedagógicas porque los niños aprenden jugando”, comenta. “El profesor no evalúa tanto el resultado como el proceso. Es una forma muy buena de aprender muchas cosas. Incluso lenguaje porque en estas actividades es fundamental que expliquen a los demás el trabajo realizado”.

Este tipo de enseñanza tiene también su versión en abierto. La filosofía educativa es la misma. Que los niños aprendan a resolver retos mediante la exploración y la colaboración. El proyecto robótico, en realidad, es el gancho para despertar y desarrollar las capacidades de los alumnos

La Asociación de Robótica Educativa Complubot promueve este tipo de enseñanza desde 2003. Sus fundadores empezaron a hacerlo en el colegio Miguel Hernández, de la localidad madrileña de Alcalá de Henares, y desde hace dos años se convirtieron en asociación. En sus actividades pretenden fomentar la cultura abierta y una tecnología que se pueda construir con los materiales más básicos. Utilizan maderas, cartón, papel, cables, adhesivos, fibra de carbón... En la manipulación de estos materiales aprenden física, química, tecnología y, además, descubren la importancia de reciclar, reutilizar y dar distintas utilidades a un mismo objeto.

Esta asociación y Arduino se encontraron hace unos años en algún lugar de su apuesta firme por la tecnología abierta. Empezaron a trabajar juntos y hace unos meses presentaron el robot Arduino (en la imagen superior) con fines educativos. De él hablarán en la próxima revolución tecnológica que cambie el mundo igual que hoy hablamos de esos profesores que dictaban apuntes a sus alumnos cuando el sistema de ferrocarril empezó a coser las tierras de Europa.

Mar Abad | @marabad | Madrid | 05/11/2013

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.