TecnoXplora » CienciaXplora

EXPERIMENTO VISUAL

¿Por qué vemos más oscuro con un ojo que con el otro?

¿Te habías dado cuenta alguna vez de que no ves igual por ambos ojos? La ciencia explica por qué percibimos la saturación de los colores de forma diferente con cada ojo.

Publicidad

Los seres humanos tenemos ojos para percibir visualmente todo nuestro entorno. Son los receptores de luz que tiene nuestro cuerpo y que mandan esta información al cerebro para que la corteza visual la interprete y forme el mundo que nos rodea tal y como lo vemos. Sin embargo, aunque parezca lo contrario, la visión de cada ojo no es exactamente simétrica, sino que hay pequeñas diferencias entre el izquierdo y el derecho.

Es posible que alguna vez hayas notado que percibes los colores con un tono ligeramente diferente en un ojo que en otro. No es algo de lo que preocuparse, ya que, por lo general, los dos ojos no tienen una visión exactamente idéntica. Uno de los dos ojos tendrá una percepción de los colores más intensa que el otro.

¿A qué se debe este fenómeno?

El motivo por el que varía levemente la tonalidad en la que percibimos las cosas mirando con cada ojo por separado es porque el cristalino de uno de ellos absorbe más luz que el otro, lo que causa que el ojo que recoge menos luz vea un poco más apagado que el que recoge más.

Para comprobar de qué manera te influye a ti este hecho en concreto, puedes probar tu visión de forma muy sencilla. Tápate un ojo y observa a tu alrededor con el que queda descubierto. Cuando te destapes el otro ojo después de un tiempo, notarás un pequeño cambio en tu percepción: verás los colores más saturados a través del ojo que mantuviste cerrado. La pupila del ojo que mantuviste tapado se dilató durante el tiempo en el que le privaste de ver, por lo que, al destaparlo, dejará entrar más cantidad de luz.

Este pequeño descubrimiento no ha de ser motivo de preocupación. Normalmente, el cambio es muy leve y no supone una patología, además de que la calidad de la visión no se verá comprometida. Esto se debe a que, simplemente, no somos una máquina perfecta fabricada al milímetro, por lo que existirán estas pequeñas variaciones.

Nuestros ojos son imperfectos

Los estudios demuestran que uno de nuestros ojos es dominante sobre el otro. Sin embargo, nuestra visión es binocular, por lo que nuestro cerebro fusiona las dos imágenes captadas por cada ojo en una sola. Estudios realizados en la Universidad de Wisconsin-Madison han revelado por fin el punto exacto del cerebro en el que esta operación tiene lugar, lo que, según la revista científica Current Biology, ayudará a tratar enfermedades como el ojo vago.

Respecto a los colores, los conos son los receptores que se encargan de percibir los distintos tonos. Estos receptores pierden sensibilidad según envejecemos, lo que, según Sophie Wuerger, coautora de un estudio publicado en PLoS One, haría que nuestra visión tienda a blanco y negro a medida que pasan los años. Si esto no ocurre es porque “el cerebro visual se recalibra a media que envejecemos“, dice Wuerger.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Cómo ajustar el brillo de la pantalla de tu ordenador para proteger tu visión

Publicidad