El linfoma de Hodgkin es un cáncer que afecta al tejido linfático y cuyas causas se desconocen. Lo que sí se sabe de él es que afecta con mayor frecuencia a personas de entre 15 y 35 años, y a los mayores de 50.

Durante el desarrollo de esta enferemedad, las células del sistema linfático crecen de manera descontrolada y desplazan a las células sanas. Es en ese momento cuando comienzan a observarse algunos síntomas.

¿Cuáles son sus síntomas?

Normalmente, su primera manifestación es una inflamación de los ganglios linfáticos del cuellos, las axilas o las ingles sin dolor y sin causa aparente, que no se va con el paso de las semanas. Es habitual que las personas afectadas por esta enfermedad sientan cansancio permanente, fiebres y escalofríos y una pérdida de peso considerable.

Este miércoles, el actor y presentador Dani Rovira anunciaba en sus redes que padecía esta terrible enfermedad, que por suerte cuenta con posibilidades de recuperación gracias a recientes avances médicos. De hecho, el propio Rovira ha manifestado a través de su cuenta de Instagram que el pronóstico es bueno, y que los médicos le han trasladado buenas sensaciones.

Las personas con el linfoma de Hodgkin sienten con frecuencia una picazón incontrolable y muy desagradable en el cuerpo. Es común perder el apetito, y un considerable número de pacientes manifiesta que padece una mayor sudoración corporal.

En ocasiones, cuando existe una inflamación de los ganglios linfáticos del tórax, todos estos síntomas pueden ir acompañado de tos, un fuerte dolor en el pecho y problemas respiratorios.

No obstante, se han encontrado casos en los que ningunos de estos síntomas estaban presentes.