TecnoXplora » CienciaXplora

EL FUTURO DE LA TIERRA

¿Qué animales nos reemplazarán cuando nos extingamos?

Los científicos especulan con tres especies diferentes alzándose en la Tierra. Y por motivos muy distintos.

Pulpo

iStock Pulpo

Publicidad

Los seres humanos nos consideramos únicos en la vida en la Tierra. Entre otras razones señalamos una inteligencia superior, el uso de ropa, la capacidad de cocinar nuestros alimentos y el desarrollo de tecnologías como los aviones o los teléfonos inteligentes.

Pero, ¿qué pasaría si nos extinguiéramos repentinamente? ¿Qué otros animales podrían evolucionar para tener la inteligencia y las habilidades necesarias para crear sociedades grandes y complejas como la nuestra?

Gracias a la tecnología de secuenciación de genes y nuestros conocimientos sobre evolución es posible hacer ciertas predicciones razonables. Pero a corto plazo, a decenas o cientos de miles de años, el panorama es más complejo.

De acuerdo con Dougal Dixon, geólogo y autor del libro 'After Man: A Zoology of the Future' (Después del ser humano: la zoología del futuro), “una de las respuestas podría estar en el concepto de convergencia”. La convergencia es un proceso evolutivo mediante el cual dos organismos no relacionados terminan desarrollando rasgos similares para tener éxito en un entorno particular o llenar un nicho particular. Por ejemplo, peces y cetáceos desarrollaron un perfil anatómico muy similar, pese a ser muy diferentes en su biología.

Esa sería una de las claves que propiciaría la evolución de especies diferentes a la humana hacia una evolución mucho más inteligente.

La realidad es que cualquier desastre lo suficientemente potente como para acabar con los humanos, por ejemplo el cambio climático, también es probable que acabe con los chimpancés, nuestros parientes más cercanos y la opción más lógica. Pero dejaría a otros candidato que usan herramientas para llenar el nicho de los humanos: las aves.

Si los humanos desaparecieran, es posible que las aves pudieran desempeñar nuestro papel como los animales terrestres más inteligentes y hábiles. A pesar de los estereotipos en sentido contrario, las aves son muy inteligentes: algunas aves, como los cuervos, tienen intelectos que rivalizan incluso con los chimpancés, según un artículo publicado en Science. Y algunas aves pueden usar sus pies y picos para hacer, por ejemplo, ganchos con alambre, según otro estudio. Por su parte, los los loros grises africanos entrenados (Psittacus erithacus) pueden aprender más de 100 palabras y hacer cálculos matemáticos simples, incluida la comprensión del concepto del número cero.

Las aves pueden agruparse en grandes grupos y algunas, como los tejedores republicanos (Philetairus socius), incluso construyen sitios de anidación comunales que ocupan durante décadas, según una investigación publicada en la revista Frontiers in Ecology and Evolution. Obviamente nada tienen que ver con nuestras urbanizaciones, pero si les dejamos evolucionar miles de años, sin nuestra intervención, podrían servir para sus propósitos.

Otra especie con un potencial evolutivo enorme son los pulpos. Si la inteligencia es la capacidad de modificar nuestro comportamiento como resultado de la influencia del entorno, según Jennifer Mather (experta en inteligencia de cefalópodos en la Universidad de Lethbridge), los pulpos son probablemente los animales no humanos más inteligentes de la Tierra. Pueden aprender a distinguir entre objetos reales y virtuales, según un estudio publicado en The Biological Bulletin, e incluso pueden diseñar su entorno eliminando las algas no deseadas de sus guaridas y bloqueando la entrada con conchas, según otro artículo en Communicative and Integrative Biology. Incluso se sabe que viven en comunidades de decenas de miembros, con sus jerarquías y sus relaciones.

El obstáculo para los pulpos es que viven en el mar y su transición a tierra firme puede tomar millones de años. Y aquí es cuando llega la tercera opción: animales increíblemente resistentes, que han ocupado casi todos los nichos del planeta, llevan existiendo más de 480 millones de años. Y seguirán aún después de nosotros.

En todo este tiempo, han evolucionado para cumplir con prácticamente todas las funciones posibles: volar, vivir en el agua, bajo tierra y construir enormes ciudades para millones de habitantes. De hecho, la organización de las colonias de hormigas y termitas probablemente se parece más a la civilización humana que a cualquier otra especie de la Tierra. De hecho podría decirse que conocen la agricultura desde antes que los humanos: las hormigas cultivan hongos para alimentar a los suyos. Las termitas, por su parte pueden comunicarse a largas distancias dentro de sus colonias mediante vibraciones, según un estudio publicado en Scientific Reports.

Si los humanos se extinguen, es posible que estas colonias de insectos se apoderen del mundo, suponiendo que sobrevivan al cambio climático.

Obviamente todo esto es especulación ya que es imposible predecir qué ocurrirá a partir de un cambio tan sencillo en la biología terrestre, como la desaparición de los humanos. A medida que los siglos se acumulan, lo que sabemos sobre evolución y genética se vuelve más impreciso. Lo que sí está claro es que del mismo modo que los humanos evolucionamos, cuando ya no estemos aquí, otras especies tomarán el relevo. Y en millones de años, otro animal puede especular sobre esto mismo, citando especies que aún desconocemos.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Estamos cerca de "otra extinción masiva", según un experto del MIT

Publicidad